Enviar
Crece morosidad en banca privada

La proporción de los créditos atrasados aumentó casi dos puntos porcentuales en el último año


Agustina Cobas
[email protected]

El crecimiento del 36% que el crédito al sector privado ha mostrado en el último año ha venido acompañado de un aumento en la morosidad.
Entre marzo de 2007 y el mismo mes de este año, la proporción atrasada de la cartera total de la banca privada experimentó un incremento de 1,6 puntos porcentuales, según cifras de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
Así, el 5,7% de la cartera de créditos de la banca privada se encuentra en mora legal, criterio bajo el cual se consideran los préstamos que han faltado al pago de al menos un periodo de intereses o de una de las cuotas.
Por su parte, la banca estatal logró reducir esta morosidad en un punto porcentual, llevándola de 4% a 3% de la cartera total en el mismo periodo.
Uno de los elementos que podrían explicar esta diferencia en la calidad de las carteras de privados y estatales, es el giro en el negocio que los primeros han hecho en los últimos años.
“Usualmente la banca privada ha estado más dirigida a empresas y estas son mas fáciles de controlar en términos de riesgo, pero desde el año pasado vienen cambiando su estrategia y enfocándose a consumo masivo, esa banca personal es más morosa, sus riesgos más difíciles de controlar”, señaló Juan Muñoz, gerente de riesgo de Central American Money Market Brokers.
Además, otro de los factores que también habrían incidido en el incremento de la morosidad en las entidades privadas son los procesos de fusiones y adquisiciones que se dieron en los últimos dos años.
“Esta transición podría haber afectado el control de riesgos y explicar así parte del aumento”, apuntó Muñoz.
Mientras tanto, en la banca estatal la mora se ha reducido y la proporción de créditos al día ha aumentado.
En este sentido, este incremento en los préstamos al día también explica la disminución en los atrasados.
“Los bancos estatales en conjunto han mostrado un crecimiento de sus carteras bastante pronunciado, lo cual produce un efecto de dilución de la mora, que se refleja en porcentajes menores”, comentó Bernardo Alfaro, subgerente general de riesgos del Banco Nacional.
A esto se suma el escenario actual de niveles históricamente bajos de tasas de interés, que no solo motiva a los costarricenses a solicitar más créditos, sino que también ayuda a que la mora se mantenga estable.
“Existe una correlación clarísima entre tasas de interés y mora, por lo que al mantenerse bajas las tasas se mantiene también baja la mora”, agregó Alfaro.
No obstante, este panorama podría ser otro muy distinto si las tasas de interés comienzan a subir, incrementando los intereses que deben pagar quienes tienen préstamos con tasa variable y aumentando la posibilidad de que crezcan los créditos atrasados.
“Se podría esperar que las tasas suban ligeramente en lo que resta de 2008, aun a pesar de que las tasas en Estados Unidos hayan bajado nuevamente la semana antepasada, y eso podría generar un incremento en los niveles de mora”, afirmó el experto.
Inversionista quiso conocer la opinión de representantes de la banca privada, pero al cierre de edición no se habían obtenido respuestas a las consultas enviadas.




Ver comentarios