Enviar
Países en desarrollo muestran alto potencial de integrarse a proyectos del sector
Crece interés en energías renovables

• Más de $100 mil millones se invirtieron en el campo durante 2006


Mónica Cordero
[email protected]

Washington- El impacto del cambio climático en la economía global y la tendencia alcista en el precio de los combustibles impulsan a los países a invertir y crear alianzas para remplazar su uso.
Así lo confirmaron representantes de 134 naciones que participan en la Conferencia Internacional de Energías Renovables, que arrancó ayer en la ciudad de Washington.
La tercera Conferencia Internacional de Energías Renovables da seguimiento a los compromisos de Pekín (2005) y Bonn (2004). En esta edición se discuten los temas de desarrollo rural y agricultura, tecnología e investigación y alternativas de comercialización y soporte financiero a proyectos.
“Se requiere una conferencia de acciones y no de palabras. Uno de los retos es lograr la aceptación de la sociedad. El desarrollo de fuentes de energía renovable vale la pena ante los beneficios que genera”, señaló Ed Schafer, secretario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.
El mercado estadounidense consume 20 millones de barriles de petróleo al día. La necesidad de la mayor economía del mundo de reducir esa dependencia impulsa una alianza con Brasil para la producción de biocombustibles, mediante la creación de nuevas materias primas y procesos. A esto se une el anuncio del destino de más de $18 millones para la investigación de la biomasa.
Alemania es otra de las potencias que manifestaron su interés en liderar la adopción de energía renovable.
“El cambio climático aumenta de manera rápida y debe ser visto desde el punto de vista ambiental y económico”, indicó Michael Müller, secretario de Estado parlamentario de ese país.
Alemania propuso la creación de una Agencia Internacional de Energía Renovable, con el objetivo de desarrollar y transferir tecnología en este campo, además se comprometió a reducir en un 40% la emisión de gases de efecto invernadero a 2020, apoyándose en el uso de energía renovable.
Por otra parte, China prometió la baja del consumo energético en un 50% en 12 años.
El interés de las grandes potencias se respalda en los datos que arroja el Reporte del Estado de Situación Global de Renovables 2007.
Un 18% del consumo mundial de energía se produce utilizando componentes y desperdicios orgánicos e industriales y fuentes renovables (agua, viento, sol, vapor natural y biocombustibles).
La energía limpia se aplica cada vez más para la generación eléctrica, el calentamiento del agua y los espacios (calefacción), el transporte y las actividades rurales, revela el informe.
Asimismo más de $100 mil millones se invirtieron en nuevas capacidades de energía renovable, plantas de manufactura e investigación y desarrollo en 2007.
Este desarrollo refleja el dinamismo del mercado ante la demanda de las compañías y una creciente oferta pública de proyectos.
Otro dato es que los países en desarrollo, como grupo, poseen un 40% de la capacidad existente de poder renovable.
Se estima que, de continuar el actual ritmo de consumo de energía, la demanda energética aumentará en un 50% a 2030. La meta de los participantes de la Conferencia Internacional de Energías Renovables es alcanzar compromisos concretos que contribuyan a mitigar esta valoración.
Ver comentarios