Enviar
Costa Rica potencia Latinoamericana
Surf tico adquiere respeto en la región y amplía su entorno económico

Costa Rica ya es una potencia latinoamericana del surf, así calificó Karin Sierralta, presidente ejecutivo del Tour Latinoamericano y vicepresidente de la Internacional Surfing Association (ISA), a nuestro país tras concluida la novena fecha del ALAS, en Playa Teresa.
El dirigente fue unos de los pioneros de esta plataforma de exhibición para los surfistas de la región que se llama Asociación Latinoamericana de Surfing (ALAS).
“El tour ha equilibrado el nivel en la región e impulsado el surgimiento de estrellas”, dijo Sierralta, quien aseguró que los latinoamericanos ya pelean entre los diez lugares a nivel mundial, en los campeonatos WQS y los campeonatos ISA.
Costa Rica se ve favorecido por excelentes condiciones para el desarrollo del surf, tales como el clima, las buenas olas, la existencia de marcas de surf asentadas en el país y el talento natural de los surfistas de zonas costeras que vieron en la creación del Circuito Nacional, en 2000 primero impulsada por Antonio Pilurzu y actualmente por José Ureña, la forma de organizarse y mantenerse compitiendo con buen nivel.
“El esfuerzo de la federación llevando equipos completos a los mundiales en los que Costa Rica no va a participar sino a ser protagonista, le ha dado un nombre a este país en el mundo del surf”, agregó Sierralta.
Pero si bien por el nivel de los surfistas y las playas con buenas olas, nuestro país parece sobrado en este deporte, en el factor económico se presenta el principal reto que se debe superar.
El surf es un deporte caro. Los surfistas profesionales (en nuestro país ya hay varios), al igual que en el tenis, sobreviven de los patrocinios y de las ganancias que obtengan en los torneos que asistan. Requieren buenos fogueos para su crecimiento y asociaciones como ALAS se los pueden dar; sin embargo, aun así necesitan dinero para pagar viajes e inscripciones.
“Son eventos caros, pero las empresas inteligentes como Reef y otras han visto que hay un retorno publicitario interesante y colaboran con los torneos y con los surfos”, aseguró Sierralta, además detalló que los boletines de la Asociación los ven en todo el mundo en español, inglés y portugués, “lo que hace más interesante este mercado virgen que es Latinoamérica”.
Y es que Sierralta tiene razón sobre los altos costos que se manejan en estos eventos, ya que para un surfista el costo de participar en el tour mundial es de aproximadamente $40 mil al año, mientras el latinoamericano se puede hacer con $10 mil, una fecha seis estrellas del ALAS reparte una bolsa de $20 mil y una del tour mundial, $250 mil.
“Aun así podríamos organizar fechas del tour mundial en nuestra región, es cuestión de proponérselo como objetivo y tratar de empezar con una de al menos tres estrellas”.
Por último, el dirigente alabó la fecha en Santa Teresa, lugar que dijo recomendará en todos los países que visite, porque “han logrado mantener las cosas en su estado natural” y agregó que “si bien Jacó (donde se han hecho otras fechas del ALAS) es una zona bonita, es muy comercial, pero en Santa Teresa te sientes como en la isla de Lost”.
Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios