Enviar
Sábado 25 Octubre, 2014

Grandes empresas, comercios, pymes y profesionales independientes se verían obligados a emitir electrónicamente las facturas


Costa Rica a las puertas de un gran cambio

La posibilidad de que en el país se imponga el uso obligatorio de la factura electrónica es una realidad cercana. El ministro de Hacienda, Helio Fallas, admitió en su comparecencia ante la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa en junio anterior, que uno de los problemas a los que se enfrentan es la falta de consolidación de un sistema de procesamiento de la información de factura electrónica, por lo que planteó emitir una resolución de obligatoriedad para su uso.
Esto quiere decir que grandes empresas, comercios, pymes y profesionales independientes se verían obligados a emitir electrónicamente las facturas y además podrán también implementar las notas de crédito y débito, tiquete de punto de venta electrónico y los acuses de aceptación o rechazo de documentos electrónicos.
Se espera que impacte positivamente a toda la cadena de suministro y naturalmente a lo interno de las empresas, en la forma de trabajar de los departamentos de cobro, proveeduría, ventas y servicio al cliente, entre otros.
Los beneficios de utilizar esta herramienta son muchos. Más allá del ahorro en papel (lo que significa más árboles en los bosques), tinta de impresoras y espacio de almacenamiento; la factura electrónica permite mejorar los procesos administrativos, contables, financieros, logísticos, etc., brindando mayor rapidez y transparencia, optimización de las distintas etapas del negocio y mejora la relación con los clientes y proveedores.
Además, disminuye las probabilidades de falsificación de documentos, ya que para que se haga efectiva debe incluir la firma electrónica por medio de un certificado digital, cuyo servicio es ya ofrecido por el Banco Central de Costa Rica.
Por eso insto a que las empresas y profesionales inicien la preparación desde ya. Recomiendo hacer un análisis interno para definir cuáles procesos se pueden modificar o incluso eliminar, cuáles otros pueden generarse y de cómo beneficia esto la relación con los socios de negocio.
Además, es importante cotizar costos de proveedores de soluciones informáticas y tener un presupuesto de inversión para solventar cambios en el sistema informativo de la empresa, previo a la contratación del servicio.
Aunque implique un cambio significativo, no nos debemos asustar. Al contrario, debemos estar agradecidos, porque nos vamos a unir a la tendencia mundial de digitalización que ha beneficiado a tantas naciones, pero sobre todo por los grandes beneficios económicos que trae para la empresa, en transparencia, exactitud, ahorro en costos administrativos y operativos, mejor relación con los clientes, automatización de procesos, dominio de información, etc.
Es por esto que nos alegramos de que Costa Rica dé pronto este paso y no se quede atrás. Pero también hacemos un llamado a los entes encargados para que se hagan las cosas bien desde el principio y se evite un panorama de incertidumbre nacional.
Como siempre, nos ponemos a disposición para aportar nuestra experiencia si así nos lo permiten.

Guillermo Varela        

Director Ejecutivo, Asociación GS Uno