Copa se queda en casa
DaMarcus Beasley y Blas Pérez tuvieron un duelo cerrado, sobre todo al final del juego, en el que el capitán estadounidense salió ganador y su equipo campeón. Don Emmert-AFP/La República
Enviar

Copa se queda en casa

Estados Unidos fue más que Panamá y recuperó la Copa Oro

El favoritismo no es casualidad. Estados Unidos jugó desde el primer minuto para ganar la Copa Oro. Le costó, es cierto, pero con justicia y un poco de sufrimiento, venció 1 a 0 a Panamá.
Los norteamericanos, dirigidos por Jürgen Klinsmann, quien no estuvo en el banquillo por estar expulsado, habían sido los mejores del torneo, su paso era perfecto y arrollador, y solo les quedaba ponerle la cereza al pastel.
Panamá llegaba fortalecido, sobre todo por las dos victorias logradas ante México. Ese le daba respeto ante su oponente, mas no un peso futbolístico que asustara a los dirigidos por el alemán.
Y eso quedó demostrado apenas a los cinco minutos. La lectura del juego era más que clara, era como el gato y el ratón, uno atacaba y el otro se defendía, uno quería ganar cuanto antes y el otro dar la sorpresa.
Panamá le cedió la iniciativa a Estados Unidos, reforzó su defensa y no pasó mayores problemas, tanto así que el portero Jaime Penedo, en la primera mitad, tuvo muy poco contacto con el balón y menos proveniente de un rival.
Así, liderados por un impecable Román Torres, quien tiene muy bien aprendido el estilo de Felipe Baloy, de garra y fuerza, donde o pasa el balón o el jugador, jamás los dos, lograban el objetivo de tener su meta en cero.
A Landon Donovan lo aislaron, le cerraron el tránsito hacia Eddie Johnson y Joe Corona, lo que les obligó a pasabolas infructuosos.
Panamá cuidaba el balón e intentaba rompimientos en velocidad, para en contragolpe ir hacia la meta de Nick Rimando, pero Gabriel Torres y Blas Pérez estaban más que controlados.
En la complementaria Donovan dio el primer aviso, pese a que remató desviado un centro, en el que quedó en solitario ante el cancerbero. También de balón parado Corona estuvo cerca de anotar.
Hasta que se dio el premio, de esos que muchas veces el fútbol no da por más que se buscan. Un centro al corazón del área, Landon apenas la tocó y cerró Brek Shea, el mismo que le anotó a Costa Rica, para en el primer balón que tocaba, mandarlo al fondo de la meta panameña.
Y lo que se vino era lógico, Panamá, más con ímpetu que orden y planificación, se fue al ataque, presionó, envió mil centros, pero ya era tarde, el tiempo los venció y el rival también.
Estados Unidos, sin espacio a dudas, recuperó el trono, es el rey y dueño de la Copa Oro. Con ésta conquista los an triones suman su quinto título

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios