Enviar

El Gobierno debe tomar medidas fiscales inteligentes y estas deben ser apoyadas y acatadas porque de ello depende que podamos seguir avanzando sin asomar la cabeza al peligroso abismo que tanto ha afectado a otros países


Contribuir es asunto de todos

Una mayor participación de todos los sectores, incluidos los exentos, generaría una mejor recaudación y ayudaría a aliviar el déficit fiscal que para este año se calcula alcanzaría el 5% de la producción nacional, señala una nota de este medio ayer.
Este es un tema de la mayor importancia porque el mal manejo del cobro de los impuestos y del gasto público en el país, durante por lo menos la última década, nos llevó a la situación de tener que adquirir deuda externa.
No hay razón válida para que Costa Rica tenga que vivir de dinero prestado, cuyos intereses y monto aumentan cada año. A esto hemos llegado por desidia o incapacidad.
No cobrar lo correspondiente, gastar lo que no se tenía y despilfarrar fondos públicos que se han ido como echados por un colador, lo demuestran. Para completar el cuadro, no se han sentado las debidas responsabilidades aún.
Esto debe cambiar y no se necesitan sesudos estudios para saberlo. Deben asumirlo así tanto el Gobierno como los sectores productivos. Especialmente aquellos que no están contribuyendo y quienes evaden su responsabilidad.
Tenemos la pretensión de contar con servicios de primer mundo sin pagar los correspondientes impuestos. Evadirlos no significa ser eficientes, más bien habla de subdesarrollo e incapacidad.
Tenemos apenas tiempo para reencontrar el camino correcto y demostrar que sabemos producir y ser exitosos sin burlar las leyes. Que invertimos y gastamos con sumo cuidado y corrección el dinero existente.
Este es un reto que se debe asumir sí o sí.
Actualmente, la recaudación aduanera representa apenas un 2,3% del PIB mientras que hace seis años era superior al 3%.
Y aparte del tema de la evasión, también se debe tomar en cuenta la merma en el cobro de aranceles por los tratados comerciales firmados por el país durante este tiempo.
Es decir, se trata de un conjunto de factores de los cuales la mayor parte es posible cambiar para que sus efectos sean positivos, en cambio de negativos como lo son hoy.
El Gobierno debe tomar medidas fiscales inteligentes y estas deben ser apoyadas y acatadas porque de ello depende que podamos seguir avanzando sin asomar la cabeza al peligroso abismo que tanto ha afectado a otros países.
Costa Rica está aún a tiempo de salvar la situación, pero solo se logrará con una toma de conciencia general.
 

Ver comentarios