Enviar
Continúa polémica en torno a Polanski
El director de cine, quien tiene un proceso judicial por violación de una menor, podría ir a Estados Unidos para evitar permanecer detenido durante un proceso de extradición

Las autoridades suizas informaron con antelación a las de Estados Unidos de la llegada del cineasta Roman Polanski y solicitaron una confirmación de que la orden de captura en su contra seguía vigente.
El reconocido realizador, de 76 años, fue detenido el pasado 26 de septiembre en el aeropuerto de Zúrich, adonde había llegado para participar en un festival de cine que había previsto rendirle un homenaje por su carrera en el cine.
El portavoz de la Oficina Federal de Justicia, Folco Galli, confirmó que su entidad envió un fax a Washington cinco días antes de que Polanski aterrizara en Zúrich para verificar si el mandato de detención contra Polanski seguía en pie, a lo que recibió una respuesta positiva.
"Las autoridades estadounidenses lo confirmaron de inmediato con la transmisión de una orden de captura explícita con fines de extradición", declaró.
Esa respuesta le fue remitida por la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia de Estados Unidos el 23 de septiembre.
El portavoz explicó que una detención sólo puede ser ordenada cuando existe total seguridad de que la orden de captura está vigente.
La ministra de Justicia de Suiza, Eveline Widmer-Schlumpf, quien fue informada enseguida del inminente arresto, ha señalado en varias oportunidades que Suiza "no tenía otra alternativa" que detener a Polanski.
Asimismo, ha rechazado las críticas por el hecho de que se le hubiese podido detener mucho antes en vista de que Polanski es propietario de un chalet en la localidad de Gstaad (cantón de Berna), donde pasaba vacaciones regularmente con su familia.
A ese respecto, Widmer-Schlumpf ha explicado que su oficina siempre tomaba conocimiento de las estancias de Polanski en Suiza una vez que éste ya había abandonado el país, mientras que en esta última ocasión "se sabía de su llegada".
Polanski, quien está detenido en una prisión de Winterthur, tiene un proceso judicial pendiente en Estados Unidos por violación de una menor en 1977, aunque la víctima retiró hace años su demanda.
El abogado del cineasta señaló que éste podría elegir ir a Estados Unidos para explicarse ante la Justicia, con el fin de evitar permanecer detenido durante un proceso de extradición que podría durar meses.

Ginebra
EFE

Ver comentarios