Consumidores más cautelosos en EE.UU.
Enviar
Consumidores más cautelosos en EE.UU.


Washington -- El gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la economía de Estados Unidos, probablemente se hizo más parsimonioso en febrero según los analistas que esperan informes económicos esta semana.
Ayer se anunció que la venta de viviendas usadas en Estados Unidos subió inesperadamente en febrero conforme los precios registraban la peor caída en cuarenta años.
Las compras aumentaron 2,9%, el primer avance en siete meses, a una tasa anualizada de 5,03 millones, dijo ayer en Washington la National Association of Realtors. El valor mediano de las viviendas bajó 8,2% con respecto al año anterior, el mayor porcentaje desde que la entidad comenzó a compilar estadísticas en 1968.
“Parece como si ésta fuera una pausa temporal”, dijo Nigel Gault, principal economista en Global Insight Inc., de Lexington, estado de Massachusetts. “La baja de precios ha contribuido”.
La vivienda, ahora en el tercer año de su peor recesión en una generación, es improbable que se recupere rápidamente en momentos en que la abundancia de propiedades en el mercado deprime su valor y los prestamistas endurecen los requerimientos hipotecarios para reducir las pérdidas por créditos otorgados. La Reserva Federal dijo la semana pasada que el panorama había empeorado y se comprometió a hacer lo necesario para reactivar el crecimiento de la economía.
“No haría demasiadas interpretaciones por los datos de un solo mes”, dijo a la prensa Lawrence Yun, principal economista del grupo de presión inmobiliario. Yun previó que las ventas mejorarían en el segundo semestre del año conforme los precios más bajos y las menores tasas hipotecarias tornaran más accesible la compra de viviendas.
Hoy martes los economistas del grupo empresarial Conference Board divulgarán su respetado "índice de confianza de los consumidores", y el consenso entre los expertos es que bajará de 75 a 73,5 puntos, como reflejo de las preocupaciones por la depreciación de propiedades las restricciones del crédito.
Por su parte, mañana miércoles el Departamento de Comercio hará su informe sobre las ventas de viviendas nuevas.
Los expertos creen que en febrero esas ventas bajaron un 1,7%, con lo cual el ritmo anual disminuyó de 588 mil a 578 mil unidades.
Ese mismo día el Departamento de Comercio dará a conocer sus datos sobre los pedidos de bienes duraderos, que indican principalmente la inversión en equipos e instalaciones de las empresas.
Los analistas creen que, después de una caída del 5,1% en enero, los encargos subieron un 0,8% en febrero.
El Departamento de Comercio seguirá en la mira de los analistas económicos el jueves cuando publique su cálculo definitivo sobre el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el cuarto trimestre de 2007.
La mayoría de los expertos cree que el Gobierno confirmará su cálculo anterior que dio un crecimiento del 0,6% entre octubre y diciembre.
Si ello se confirma, el PIB de Estados Unidos en todo 2007 creció un 2,2%, esto es el menor incremento en cinco años. En 2006 la economía creció un 2,9%.
La semana se completará el viernes cuando el Departamento de Comercio de cuenta de los ingresos y gastos personales de los consumidores en Estados Unidos durante el mes de febrero.
El consenso entre los analistas señala una expectativa de incremento del 0,3% en los ingresos y del 0,1% en los gastos personales, lo cual señala una gran cautela de los consumidores.
Un dato positivo vendrá ese mismo día cuando el Gobierno divulgue su cálculo del índice de precios en gastos de consumo, una medida de la inflación a la cual la Reserva Federal presta mucha atención.
Los analistas creen que en febrero el aumento del núcleo de este índice, o inflación subyacente que excluye los precios más volátiles de energía y alimentos, fue del 0,1%, y que ha subido un 2,1% desde ese mes de 2007.
La Reserva Federal, que desde diciembre ha volcado más de $400 mil millones en los mercados financieros para alimentar la liquidez, y ha bajado las tasas de interés para incentivar el consumo, cree que la economía de Estados Unidos puede marchar bien con una inflación de entre el 1 y 2%.
Por su parte Robert Selander, máximo responsable de MasterCard Inc., dijo que los consumidores estadounidenses están gastando menos en artículos de lujo y más en gasolina y comida.
Los consumidores están cambiando sus hábitos de gasto en respuesta a la desaceleración de la economía estadounidense, dijo Selander. El ejecutivo utilizó datos de SpendingPulse, un informe mensual de la división de consultoría de MasterCard, que incluye transacciones de MasterCard, resultados de minoristas y cálculos sobre compras en efectivo y con cheques.



Ver comentarios