Enviar
Diputados permanecerán en Cuesta de Moras, mientras construyen nuevo inmueble donde antes se ubicaba el edificio Lamm
Congreso descarta oficentro en Zapote
Proyecto tendrá una inversión de $30 millones y arrancaría a principios del próximo año


El edificio Mira, ubicado en las cercanías de Casa Presidencial en Zapote, no será la nueva sede del Congreso.
Con la llegada de la oposición al directorio cambiaron los planes y ahora, los diputados planean restaurar las instalaciones actuales, para permanecer en ellas el tiempo que sea necesario, mientras levantan una nueva infraestructura.
El inmueble se ubicaría en los terrenos donde antes estaba el edificio Lamm que antes albergaba a los diputados de Liberación Nacional (PLN), en Cuesta de Moras a un costado de donde actualmente está el Plenario.
El plan es arrancar la construcción de una torre de oficinas en dicha propiedad a más tardar a principios del próximo año. Ahí se trasladarán los despachos de los legisladores, asesores y todos aquellos funcionarios que estén directamente relacionados con la elaboración de leyes.
Así como las jefaturas de las fracciones, la sede del directorio, las salas de comisiones y otros departamentos técnicos.
La oposición se inclinó por esta opción por dos razones, primero porque es más económico que alquilar otro inmueble y segundo porque para este proyecto ya existen planos, maquetas y no es necesario expropiar terrenos, ya que dicha área es del Estado, explicó Juan Carlos Mendoza, presidente de la Asamblea Legislativa.
Asimismo, en los próximos meses se planea restaurar el Castillo Azul actual sede de la Presidencia del Congreso, que tienen una orden de desalojo emitida por el Ministerio de Salud a causa de su deterioro.
“Tenemos los fondos para reparar el Castillo Azul y creemos que para el próximo año, cuando se cumplan el centenario de su construcción podría estar restaurado y listo para la atención protocolaria”, dijo Gloria Bejarano, diputada socialcristiana y encargada de la parte de logística del proyecto para dotar a la Asamblea de una nueva sede.
Una vez concluida esta fase, en una segunda etapa la intención es reacondicionar el edificio Sion, botando la parte que no es patrimonio arquitectónico y restaurando la que sí lo es, para posteriormente ubicar la parte administrativa en dicha localidad.
Mientras tanto en una tercera etapa, se restaurará la Casa Rosada, de un alto valor arquitectónico, y el Castillo Azul para que se ubiquen las nuevas instalaciones del Plenario y comisiones legislativas.
La nueva sede contará con los salones de Expresidentes, Beneméritos de la Patria, ex Primeras Damas, Libertadores y otros que actualmente existen, pero que no son de acceso al público. Además, el inmueble donde está el Plenario actual será convertido en parte del Museo de la Democracia.
Para ello, se cuenta con un fideicomiso con el Banco de Costa Rica por un monto inicial de $30 millones.
Estos fondos inicialmente se preveía que fueran aportados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE); sin embargo, dicha entidad habría echado marcha atrás, debido a los cambios que el nuevo directorio legislativo hizo al convenio.
“El convenio establecía dos mandatos, arrendar un edificio temporal para el Congreso y construir una sede definitiva, pero el directorio revisó el convenio y acordó eliminar el primero, pues no nos parecía la mejor opción para cuidar las arcas del Estado”, explicó Patricia Pérez, vicepresidenta del Congreso.
Ante esta situación, los diputados tienen tiempo hasta mañana para enviar el convenio con las modificaciones a la Contraloría General de República, para que esta instancia dé el visto bueno al financiamiento.
De darse el plan, tal como lo contempla la oposición, se incumpliría la orden del Ministerio de Salud de desalojar el Edificio Sion y la Casa Rosada que sirven de oficinas para varios legisladores, y el Castillo Azul a más tardar en diciembre próximo, debido a las condiciones insalubres.
Ello, en razón de que ya se descartó alquilar un inmueble de forma temporal y porque sería imposible edificar una torre de oficinas antes de que finalice el año, tomando en cuenta, todo el trámite burocrático que se debe realizar.
“Nosotros esperamos que la Ministra de Salud nos dé más tiempo, pues estamos buscando una solución permanente y además porque ya estamos realizando todos los arreglos para cumplir con las normas de salubridad y prevenir que ocurra un accidente lamentable”, añadió Bejarano.
Inicialmente, Luis Gerardo Villanueva, anterior presidente de la Asamblea, había gestionado los recursos para movilizar temporalmente el Congreso, la primera opción era el edificio Mira, pero la oposición se la trajo al suelo apenas se apoderó el directorio y la sustituyó por esta propuesta que había sido enterrada, hace ya varios años.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios