Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Conductores mexicanos van a California para huir del gasolinazo

Bloomberg | Viernes 13 enero, 2017

Los conductores de Mexicali esperan entre cuatro y cinco horas para cruzar a Estados Unidos. Bloomberg/La República


La liberalización del mercado de combustibles de México ha hecho algo que rara vez se había visto antes: que los precios de las gasolineras de California parezcan baratos.

Los conductores están cruzando en masa la frontera del sur de California para llenar el tanque de gasolina de sus vehículos, luego de que los manifestantes bloquearan los centros de distribución cerca de Mexicali, la capital del estado de Baja California Norte, provocando que las estaciones se queden sin suministro.

La estación de gas de Shell de Antúnez, en Calexico, está a solo cinco cuadras de la frontera con México y rara vez ha tenido tanto negocio como ahora. Los conductores de Mexicali esperan entre cuatro y cinco horas para cruzar a Estados Unidos solo para llenar sus tanques de combustible y luego esperan otras dos horas para cruzar nuevamente a México.

"Ahora mismo, esto es una locura", dijo Rodrigo Márquez, de 30 años, empleado de la estación de servicio, en una entrevista telefónica. "Viene mucha gente, todo el mundo está llenando sus tanques".

Ahora que México está abriendo a los competidores extranjeros un mercado que antes fue un monopolio por primera vez en casi ocho décadas, el Gobierno aumentó los precios del combustible para atraer las importaciones y la competencia externa. La subida del 20%, conocida como "gasolinazo", provocó protestas por todo el país que restringieron la distribución de combustible, dejando a Petróleos Mexicanos (Pemex) con dificultades para mantener abastecidas sus estaciones.

Los precios de la gasolina sin plomo en Mexicali subieron en enero a 16,17 pesos el litro, o $2,815 el galón. Veintisiete kilómetros al norte cruzando la frontera, en El Centro, California, los precios de los combustibles subieron 7,1 centavos el galón de la noche a la mañana a una media de $2,736 a la 1.20 p.m. hora de Nueva York el miércoles, según GasBuddy, una empresa de seguimiento de los precios.

"Se está registrando un intercambio comercial muy importante en la región fronteriza", dijo José Ángel García, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo). "Se están usando camiones con grandes tanques para traer combustible a México desde Estados Unidos".

La demanda de México podría continuar presionando al alza los precios en el sur de California, donde la semana pasada en los lugares cercanos a la frontera subieron 11,8 centavos de dólar, según GasBuddy.
Hasta diez coches pueden verse en Antúnez haciendo cola para llenar el tanque y la estación tiene que reabastecer sus propios tanques una vez al día frente a los tres o cuatro días que necesita normalmente, dijo Márquez.

Los precios de los combustibles estatales son notoriamente volátiles y sensibles a las interrupciones del suministro debido a su aislamiento geográfico del resto de los sistemas de distribución de gasoductos y refinerías del país, dijo Patrick DeHaan, analista sénior de GasBuddy.

"Sin duda podría haber problemas si los automovilistas que cruzan la frontera abruman los sistemas de California", dijo DeHaan.