Conciliadores de la Fed no juegan por  aumento inminente de las tasas
Enviar

 Los halcones están de moda y las palomas quedaron afuera. Al menos por ahora.

Advirtiendo sobre los riesgos para el mercado laboral, escépticos con el eventual aumento de la inflación y nerviosos por el crecimiento global, los diseñadores de las políticas de la Reserva Federal ansiosos por posponer un aumento de las tasas de interés se encontraron en disenso con la mayoría de sus colegas en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) del 27 y 28 de octubre, según mostraron minutas publicadas el miércoles en Washington.
“Perdieron los conciliadores”, dijo Diane Swonk, economista jefe de MesirowFinancial Holdings Inc. en Chicago. Y esa derrota, agregó ella, se dio antes de la publicación de un informe sobre empleo mejor al esperado para octubre que aportó más evidencias de una economía montada sobre bases sólidas.


En el comunicado publicado tras su reunión de octubre, las autoridades de la Fed dejaron en claro que se consideraría una suba de las tasas de interés en su “próxima reunión”, programada para el 15 y el 16 de diciembre.
La señal inusualmente directa ayudó a elevar las expectativas de los inversores de que la Fed aumente su tasa de crédito de referencia por primera vez en casi una década.
Las minutas revelaron que “la mayoría de los participantes” estuvo de acuerdo en que las condiciones que dispararían un aumento de las tasas “bien podrían alcanzarse para la próxima reunión” y que “algunos” sentían que ya se habían alcanzado.
Eso dejó a “algunos otros” que sostuvieron que era “improbable que la información disponible para la reunión de diciembre justificase subir la franja objetivo para la tasa de fondos federales”.
Laura Rosner, economista de BNP Paribas para Estados Unidos en Nueva York, dijo que los conciliadores que se resistieron probablemente fueran los miembros LaelBrainard y Daniel Tarullo y el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans.
Probablemente fuera el mismo grupo —identificado de varias formas, como “un par de”, “unos pocos” o “algunos” miembros— el que señaló una baja en las mediciones de las expectativas de inflación en base al mercado, sostuvo que “los riesgos de caída del exterior todavía eran importantes” y se preocupó manifiestamente por la debilidad de los informes sobre empleo en agosto y septiembre.
En cada caso, prevalecieron visiones más optimistas. El centro del comité mantuvo la postura de que la inflación probablemente volvería a la meta de 2% de la Fed en el mediano plazo y concluyó que los riesgos globales habían disminuido significativamente desde que la preocupación por China agitó los mercados financieros en agosto.
Si bien no logró persuadir a la Fed para que aumente en octubre —con lo cual disintió por segunda reunión consecutiva—, el presidente de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, se encuentra alineado a la posición de consenso del FOMC antes de la reunión de diciembre.
 


Ver comentarios