Enviar
Trabajadores portuarios tendrán hoy la última oportunidad para negociar, antes de echar a andar el proyecto
Concesión de Puerto Limón en semana clave
Muelleros anuncian posibles medidas de presión

Carlos J. Mora
[email protected]
Colaboró el periodista Danny Canales


La modernización de los puertos de Limón navega en dos ambientes muy distintos, por un lado la concesión pareciera estar a punto de zarpar por aguas seguras, pero por otro se vislumbra la posibilidad de un fuerte enfrentamiento entre los muelleros y el Gobierno.
En el primero de los casos, la concesión de los nuevos puertos en el Caribe va avanzando de manera satisfactoria, el cartel de licitación ya fue publicado y hasta la semana anterior 35 empresas nacionales e internacionales lo habían retirado para analizarlo y ver la viabilidad de concursar por su construcción y operación.
De hecho, el 27 de mayo se prevé que los representantes de las firmas se reúnan con el Gobierno para exponer sus apreciaciones.
Pero antes, mañana, el Ejecutivo presentará una vez más la propuesta a los trabajadores portuarios para determinar si estos la aceptan o no.
A raíz de ello la situación en la provincia no es muy alentadora. El sindicato de la Junta de Administración Portuaria y de
Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) asegura sentirse provocado por la insistencia del Ejecutivo.
En la acera de enfrente, en el Ejecutivo responden que no tienen por qué pedir permiso a los sindicatos para construir un nuevo muelle.
El centro de la disputa es qué se hará con las instalaciones actuales.
En ese sentido, el sindicato de Japdeva reta al Ejecutivo a que lo deje al frente de la operación de Moín y le abra la llave para invertir.
“Nosotros tenemos la capacidad, pero por un lado la ley no nos permite endeudarnos por un monto mayor a ¢1 millón y por el otro no se nos dan recursos para comprar equipo y tecnología”, reclamó Ronaldo Blear, vocero de los traba
jadores.
La posición del Gobierno, por su parte, se mantiene firme en indemnizar a los 1.300 trabajadores actuales de Japdeva y dar la operación de la terminal también a una empresa privada, esa es la propuesta que les volverá a plantear a los muelleros este miércoles.
“La necesidad que tienen los puertos del Caribe ya rebasó la capacidad de Japdeva”, defendió Marco Vargas, ministro de Coordinación Institucional.
El Gobierno ya había intentado persuadir a los trabajadores de Japdeva en octubre al ofrecerles $80 millones, pero la propuesta fue consideraba insuficiente.
El sector productivo se mantiene al margen de la disputa. “Si es por un modelo privado o mixto, es lo de menos; lo que necesitamos es que se mejore la logística en la importación y exportación”, dijo Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores.

Ver comentarios