Enviar
Establecimientos serán inspeccionados para determinar si están a derecho
Compraventas y chatarreras en la mira de Hacienda

• Autoridades también revisarán el cumplimiento de deberes tributarios en empresas del sector turismo y las instaladas en zona franca
• Plan prevé inspeccionar sorpresivamente 5 mil comercios este año

Israel Aragón
[email protected]

El crecimiento de comercios clandestinos, especialmente de negocios de compraventa de accesorios y chatarreras, motivó al Ministerio de Hacienda a organizar operativos de inspección.
Ayer el órgano comenzó un plan de control de compraventas, casas de empeño y chatarreras, que pretende visitar de manera sorpresiva unos 5 mil comercios de este sector en todo el país.
Los primeros serán los ubicados en la capital, donde se estima que operan más de 50 negocios de este tipo de manera clandestina.
Se revisará que los contr
ibuyentes cumplan con sus deberes tributarios y de patentes, así como sancionar a aquellos que no se encuentren en regla. También se pretende actualizar las bases de datos del Registro de Contribuyentes.
En el caso de los negocios de compraventa es muy reducida la cantidad de los que están registrados, cerca de 130, un número considerado como “miserable” por Jenny Phillips, viceministra de Hacienda.
“Además actualmente Tributación tiene inscritas en el país 55 ventas al por mayor y al por menor de chatarra, lo que nos motivó aún más a realizar estos operativos”, agregó la funcionaria.
El primer operativo se realizó ayer y en él participaron representantes de las oficinas de Tributación, Aduanas, la Dirección de Hacienda, la Policía de Control Fiscal, la Municipalidad y la Fuerza Pública.
Estos verificaron también que los negocios posean el libro autorizado por el Ministerio de Hacienda para registrar las compras diarias y que las patentes estén acordes con la actividad comercial que realizan.
“Si no cumplen con cualquiera de estos aspectos deberemos cerrar el local”, dijo la Viceministra. Al mediodía de ayer ya habían cerrado varios comercios de compraventa, especialmente por no tener la patente municipal indicada para la actividad que realizan.
“Estamos buscando a
ctores de la economía no inscritos y estos han crecido mucho dentro de la economía no formal”, dijo Phillips, quien aseguró que detectan los locales ilegales mediante investigaciones y visitas de campo.
De acuerdo con estimaciones de la Policía Municipal las chatarreras pagan a ¢700 el kilo de aluminio, unos ¢100 por el de hierro y ¢3 mil por el de cobre. Gran parte de estos materiales se exportan posteriormente a China.
Los operativos se extenderán también a talleres mecánicos, de enderezado y pintura, empresas del sector turístico y compañías que operen dentro del régimen de zona franca.
“Ahí lo que vamos a revisar es el cumplimiento de normativas, como la declaración del impuesto sobre la renta, de ventas y todos los deberes con Tributación”, dijo.
La funcionaria prefirió no precisar fechas de los próximos movimientos, en los que también se utilizan perros para la detección de drogas.
Aracelly Fernández, trabajadora de la compraventa D'Alessandro, dijo que reciben visitas “por lo menos tres veces al año, para revisar que los negocios no hayan iniciado nuevas actividades fuera de las que permite la patente. Pero la mayoría están en regla. Ese por ejemplo, afirmó —señalando un local cercano-, lo cerraron porque tiene permisos para ser taller, pero realiza compra y venta”.
Ver comentarios