¿Cómo invertir?
Enviar
¿Cómo invertir?

Francisco Bonilla Shipley
Agente Corredor de Bolsa No.346


Primero que todo debe aclararse que el principio original de una inversión es la posposición del consumo presente con el objetivo de incrementar el consumo futuro, y de esta manera satisfacer una necesidad material de un individuo o un conjunto de ellos. El aumento de las posibilidades de consumo se da vía el pago de un rendimiento que viene a compensar el hecho de no consumir los recursos hoy. Este rendimiento debe compensar no solo esta abstención sino el riesgo por la incertidumbre de la corriente de ingresos futuros.
Cuando hablamos de la satisfacción de un ser humano es cuando el proceso de inversión se convierte en un fenómeno absolutamente individual, para tomar en cuenta no solo las necesidades sino el grado de apetito o disgusto que tengan los individuos sobre lo que ellos consideren riesgoso. Por lo tanto el proceso de inversión no puede tomarse como una receta general sino individual.
Dentro del proceso a seguir para la toma de decisión de inversión existen cuatro pasos fundamentales que deben ser seguidos, no importa si se es un inversionista pequeño o uno institucional, pues de él depende el éxito del proceso. Lo primero que debe hacerse es un establecimiento cuantificable de objetivos, así como el horizonte de inversión.
En esta etapa debe determinarse cuál es el grado de aversión al riesgo del inversionista, esto es determinar el nivel de volatilidad o variabilidad en el rendimiento que se puede asumir.
Una vez conocido qué se quiere por parte del cliente y cuál tipo de activos podrían no quitarle el sueño tanto al inversionista como a su asesor, este último mediante el estudio del entorno económico y financiero desarrolla la estrategia de inversión que mejor resuelva las necesidades del cliente.
En un tercer paso el especialista propone la mezcla de activos que considera que mejor compensan el riesgo asumido por el cliente dentro del horizonte de inversión, acá la mezcla debe ser validada por el cliente de forma tal que queden explícitos los riesgos y beneficios que aportan cada uno de los activos al portafolio de inversión de manera que tanto el cliente como el especialista estén claros en como debería comportarse el portafolio dentro de varios escenarios posibles de acción del entorno.
Por último una vez que este portafolio modelo es llevado a la práctica de manera regular debe revisarse su desempeño en función del cumplimiento de los objetivos del cliente, para ello es necesaria la elección de un portafolio o índice con el cual comparar el desempeño de manera que el portafolio elegido sea recalibrado en la medida que alguno de los activos no cumpla con sus objetivos iniciales dentro del portafolio. Esta revisión debe tomar en cuenta el hecho de que los objetivos mismos del inversionista pueden variar en el tiempo por lo que la comparación y revisión del desempeño es una parte de suma importancia para verificar el éxito o no de la estrategia planteada originalmente.


Francisco Bonilla Shipley
Agente Corredor de Bolsa No.346

Ver comentarios