Comisión Europea investigará "LuxLeaks" de Luxemburgo
Enviar

Comisión Europea investigará "LuxLeaks" de Luxemburgo

Las ayudas de Estado de Luxemburgo que habrían beneficiado de forma secreta a centenares de empresas cuando el actual presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, era el primer ministro del Gran Ducado, serán investigadas por la Comisión Europea (CE).
Apenas cinco días después de asumir la presidencia de la nueva Comisión Europea, Juncker se enfrenta al escándalo de los "LuxLeaks", documentos secretos que revelan que Luxemburgo podría haber vulnerado la normativa comunitaria cuando era el jefe de Gobierno de su país.
Junker se eximirá de dirigir las investigaciones y pasará la responsabilidad a la titular de Competencia de la CE, Margarethe Vestager.
"Vestager hará su trabajo, ella es la responsable y nadie le dirá qué hacer o no", señaló el portavoz comunitario, que añadió que "nadie debe dudar de la independencia de todos los miembros de la Comisión en las investigaciones", dijo su portavoz.
Los acuerdos secretos fiscales entre Luxemburgo y casi 340 multinacionales, entre ellos Pepsi, IKEA, AIG, Coach o Deutsche Bank, entre otros, revelados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) han recibido el apelativo de los medios de "LuxLeaks".
Los acuerdos secretos entre las multinacionales y Luxemburgo permitieron a las empresas rebajar drásticamente sus impuestos, según los documentos obtenidos por el ICIJ y publicados en varios medios de comunicación internacionales.
En junio pasado, la CE abrió una investigación sobre el régimen fiscal que aplican Irlanda, Holanda y Luxemburgo a Apple, Starbucks y Fiat, respectivamente, para determinar si lo podían considerar como ayudas de Estado ilegales.
En Luxemburgo, Xavier Bettel, primer ministro, afirmó que las prácticas fiscales del país "respetan las reglas internacionales" y defendió que no se ha hecho "nada erróneo".
En la nación existe la práctica fiscal conocida como "tax ruling" que es legal, confidencial y que permite que las empresas soliciten por adelantado a la administración del país conocer qué tratamiento fiscal se les va a aplicar, obteniendo al mismo tiempo algunas garantías jurídicas.
Los grupos de los liberales (ALDE) y los Verdes europeos han sido los primeros en reclamar a Juncker que clarifique lo ocurrido ante el Parlamento Europeo.
El líder de los socialistas europeos (S&D), Gianni Pittella, por su parte, dijo que el grupo pedirá un debate en el pleno de la Eurocámara sobre evasión fiscal y pidió a la nueva CE "trabaje duro contra prácticas anticompetitivas".

Bruselas /EFE

Ver comentarios