Liberia, Jacó, San Carlos y Tamarindo son las próximas aperturas de varias cadenas

Comidas rápidas se enrumban a zonas rurales

    • Desarrollo urbanístico y comercial de estas poblaciones seduce a firmas como McDonalds,        Burger King y Wendy’s

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Las principales cadenas de restaurantes de comidas rápidas con presencia en el mercado local han decidido iniciar un importante proceso de expansión a partir del próximo año, que incluirá las zonas rurales del país.

El creciente desarrollo comercial de poblaciones como Liberia, San Carlos, Jacó y Tamarindo hace que firmas como McDonalds, Burger King y Wendy’s se interesen en iniciar operaciones en estas zonas.

De estas tres multinacionales, Burger King es la que tiene mayor presencia fuera del área metropolitana.

Desde su inicio de operaciones en el país, en 1990, esta empresa ha apostado a una inserción gradual en el territorio nacional.

Actualmente la cadena tiene presencia en Liberia, San Ramón, Nicoya, Guápiles y pronto abrirá un nuevo restaurante en San Carlos, señaló Mario Jiménez, gerente de Operaciones de Burger King.

Por su parte, McDonalds, que de las tres es la que lleva mayor tiempo en el mercado local, estudia la viabilidad de incursionar en varias zonas como Liberia, San Carlos y Tamarindo.

La inversión para la apertura de un restaurante de esta firma ronda el millón de dólares, dijo Edgar Muñoz, gerente de Operaciones de McDonalds.

Mientras tanto, Wendy’s, que llegó al país hace un año, también contempla dentro de su expansión una penetración en el mercado rural; sin embargo, sus inversionistas están priorizando en la Gran Area Metropolitana.

“Nuestro plan es abrir tres restaurantes por año en el transcurso de los próximos cinco años, aún estamos en un proceso de consolidación en el mercado metropolitano, pero estamos valorando áreas como Liberia y San Carlos”, comentó Jorge Castellanos, gerente de Operaciones de Wendy’s.

Si bien la costa pacífica y la zona norte han experimentado un auge comercial considerable en los últimos años, obedeciendo a la creciente actividad turística, los inversionistas de estas cadenas coinciden en que es necesario un aporte gubernamental para lograr una inversión favorable en la infraestructura de estas zonas.

A pesar del desarrollo y el empleo que ha generado la industria del turismo y la consolidación del mercado de servicios profesionales en estas poblaciones, aún son frecuentes los conflictos que conllevan la mala infraestructura vial y la dificultad de acceder en un 100% a los servicios básicos como agua, electricidad e Internet.

COMENTARIOS