Enviar
Venezuela comienza movimiento de tropas hacia frontera
Colombia reitera disculpas, Ecuador asegura que no es suficiente

Gobierno del presidente Correa pidió en la OEA una reunión urgente de cancilleres para abordar crisis

Caracas, Washington, Bogotá
EFE

María Isabel Salvador, canciller de Ecuador, pidió ayer al Consejo Permanente de la OEA la convocatoria urgente de una reunión de ministros de Exteriores, que se debería celebrar, a más tardar, el 11 de marzo, para abordar la crisis.
También solicitó a los 34 Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) que, en base a la Carta Interamericana del organismo, “condene” la violación al territorio ecuatoriano que cometió el pasado sábado el Ejército colombiano en un operativo contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Además, instó a la organismo multilateral a que designe “de inmediato” una comisión de verificación que investigue la operación, en la que murió el “número dos” de las FARC, así como una veintena de guerrilleros más.
En su turno de réplica, Camilo Ospina, embajador de Colombia ante la OEA, pidió a la institución que cree una comisión exploratoria que ayude a buscar alternativas para superar la crisis con Ecuador.
El embajador aseguró que su país apoya la convocatoria de una reunión de cancilleres propuesta por Ecuador, “en aras de buscar una solución a la crisis con el país hermano”

En su intervención, la jefa de la diplomacia ecuatoriana calificó la actuación de Colombia de “acción deliberada”. Acusó al presidente colombiano, Alvaro Uribe, de “haber mentido” cuando alegó que el operativo militar se llevó a cabo en legítima defensa.
El embajador de Colombia reiteró a Salvador las disculpas de su país por el incidente ocurrido el sábado, cuando tropas colombianas penetraron en territorio ecuatoriano para asegurar el campamento de las FARC y recoger el cadáver de “Reyes”.
La canciller ya había adelantado que ante la “gravedad de los hechos” una disculpa diplomática “no será suficiente”.
La ministra consideró un “acto inamistoso y deliberado” el “intento de Colombia de desviar la atención del hecho central” de la crisis al vincular a Ecuador con las FARC.
Sin embargo, Ospina señaló que las informaciones halladas indican que el campamento rebelde era permanente y que existen “serios indicios” de que en la actualidad subsisten” bases de esa guerrilla en territorio ecuatoriano.
En este contexto, aseguró al Consejo Permanente que no hay “la menor duda de que los Gobiernos de Venezuela y Ecuador han venido negociando con terroristas narcotrafic
antes”.
Cuestionó el sentido de la suspensión de las relaciones diplomáticas con Colombia y la retirada de embajadores por parte Ecuador y Venezuela, y señaló que “ojalá mostraran similar valor para expulsar a los terroristas de su territorio”.
Salvador afirmó que Ecuador es consciente de la problemática del conflicto interno de Colombia y lamentó los efectos que tiene en la sociedad.
Mientras tanto tropas militares venezolanas comenzaron a llegar ayer a algunas zonas de la frontera con Colombia, donde se ha restringido el paso de vehículos, en el tercer día de la grave crisis desatada tras la incursión de fuerzas de ese país en territorio ecuatoriano.
El ministro de Agricultura, Elías Jaua, anunció a primera hora de la mañana el “cierr
e de la frontera” común, donde solo se permitía este martes el paso de personas pero no de vehículos de carga.
Jaua admitió que esa medida afectará el comercio bilateral, que rozó los $6 mil millones en 2007, pero “sin mayor incidencia” debido a que el Gobierno “ha diversificado” sus proveedores internacionales para reducir la dependencia de Colombia.
La directiva de la cámara de comercio binacional Cavecol se reunió ayer para “evaluar” la situación, aunque portavoces de la patronal Fedecámaras alertaron de un efecto negativo en el abastecimiento de alimentos y repuestos de automóviles en Venezuela.
Hugo Chávez, presidente venezolano, ordenó el pasado domingo el cierre de la embajada en Colombia y el envío de diez batallones, de tanques y aviones a la frontera, como medida preventiva ante una eventual “violación de la soberanía”.
Chávez reaccionó así al operativo militar colombiano que el sábado anterior dio muerte en Ecuador al segundo hombre al mando de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias “Raúl Reyes”, y a una veintena de insurgentes.
La reacción de Chávez incluyó la expulsión ayer del embajador colombiano en Caracas, Fernando Marín, y de todo el personal de esa misión.
Ecuador rompió el lunes relaciones diplomáticas con Colombia, reforzó su frontera común, y pidió una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se llevó ayer a cabo en Washington.
 El domingo pasado, Chávez calificó de “cobarde asesinato” la muerte de Raúl Reyes y guardó un minuto de silencio en su honor.
 Uribe, por su parte, anunció ayer que denunciará a Chávez ante la Corte Penal Internacional (CPI) “por patrocinio y financiación de genocidas”, en referencia a las FARC. Caracas aseguró que esas amenazas del gobierno colombiano son “risibles”.
Por su parte, la oposición venezolana, que ha acusado a Chávez de “alta traición a la patria” por la “irresponsable ofensiva belicista” contra Colombia, convocó una marcha por la paz en Caracas el próximo sábado.
En un nuevo pronunciamiento conjunto, los principales partidos de oposición reiteraron su apoyo una salida diplomática al conflicto entre Colombia y Ecuador, así como su rechazo a las medidas venezolanas de cerrar la embajada en Bogotá y mover tropas a la frontera.
Por su parte George W. Bush, presidente de Estados Unidos, reiteró ayer su “pleno apoyo” a Colombia y exigió que el Congreso, bajo control demócrata, apruebe el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países, porque no hacerlo sería, a su juicio, “envalentonar a los demagogos” en el hemisferio.
Bush dejó en claro que Colombia cuenta con el apoyo de Estados Unidos en su lucha “contra la violencia y el terror y los narcotraficantes”.






Ver comentarios