Código Oficina: Los "super pasajeros"
Enviar

Los “super pasajeros”

Crece el número de personas que viven en una ciudad y trabajan en otra

Casi todos los lunes por la mañana, Karl Sparre está en el Aeropuerto Logan de Boston desayunando un jugo de naranja y un muffin antes del vuelo de las 7.20. A las 10 ya se encuentra frente a su escritorio en Filadelfia. Los viernes, vuelve a su casa de Boston a las 7.30 p.m.
La odisea de 965 kilómetros que realiza Sparre viajando a bordo de ómnibus, trenes, aviones y automóviles lo hace miembro de un creciente grupo de ejecutivos. Investigadores como Mitchell Moss, profesor de política y planeamiento urbanos de la Universidad de Nueva York, los llama “super pasajeros”: hombres y mujeres que residen en una ciudad y trabajan en otra que está lejos, a menudo a 161 kilómetros o más.

De 2002 a 2009, el número y la concentración de estos super pasajeros creció en ocho de las diez mayores áreas metropolitanas de Estados Unidos, según un análisis de Moss y sus colegas del Centro Rudin de Política y Gestión del Transporte de la Universidad de Nueva York.
En la zona que rodea a Filadelfia, esos trabajadores crecieron aproximadamente un 50%.
En la zona de Houston, casi se duplicaron, muestran las investigaciones de Moss.
“Aquí tenemos gente que vive en Chicago, vive en Connecticut y vuela aquí porque su familia está allá y quieren mantenerla intacta”, dijo Sparre, de 56 años, vicepresidente de adquisición de talento global de Aramark Corp. y parte de un pequeño número de ejecutivos de la empresa de servicios alimentarios de Filadelfia que hacen un largo viaje entre su casa y el trabajo.
La escasez de trabajadores calificados en particular mujeres y la creciente renuencia de muchos empleados a vender casas que han perdido valor significa que las compañías deben solventar viajes de larga distancia para poder contratar a los mejores candidatos, explicó Judee von Seldeneck, fundadora de la empresa de selección de ejecutivos Diversified Search de Filadelfia.
Como el desempleo sigue siendo alto, muchos trabajadores también están dispuestos a soportar un viaje largo.
Internet también colabora porque los trabajadores pueden mantenerse en contacto a través de sus BlackBerry, iPhone, iPad y otros dispositivos durante el viaje y cuando no están en la oficina, agregó Von Seldeneck.
“Las herramientas que tenemos para comunicarnos hacen que todo sea mucho más fácil; básicamente lo único que se necesita es vivir en una ciudad que tenga aeropuerto”, señaló Von Seldeneck.
“Las compañías reconocen que tienen que ser más flexibles. Están ampliando la selección de candidatos que se puede evaluar”.
La tendencia de los super pasajeros va a continuar y probablemente sea más marcada, dijo Moss, que asesoró a la ciudad y el estado de Nueva York sobre temas de transporte.
En los hogares con dos trabajadores, a menudo los cónyuges viven en la misma ciudad y trabajan en lugares diferentes, añadió.
“Es una tendencia muy, muy marcada pero dispersa”, apuntó Moss.
“Conforme las organizaciones tomen conciencia de lo importante que es tener la gente más talentosa, se volverán más flexibles”.

Jeff Green
Bloomberg News


Ver comentarios