Enviar
Aspirante demócrata permanecerá incluso hasta que se resuelva el conflicto en Michigan y Florida

Clinton descarta tirar la toalla en batalla electoral

• Obama va a la cabeza con 1.625 delegados frente a los 1.486 que acumula la congresista
• Ex primera dama dice estar dispuesta a llegar a la Convención Demócrata que se celebrará a finales de agosto, si fuera necesario.


Washington

EFE


La aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, insistió en que permanecerá hasta el final en la contienda electoral, incluso hasta que se resuelva el conflicto de Michigan y Florida, estados donde gano a su oponente, Barack Obama.
La ex primera dama y senadora por Nueva York afirmó, además, que se presentará a las primarias que quedan por celebrar en una decena de estados, en una entrevista concedida a The Washington Post.
Clinton quiere que los delegados que ganó en Michigan y Florida cuenten, pese a que el Partido Demócrata castigó a estos estados a no enviar ningún representante a la convención por haber convocado las primarias antes de lo previsto.
De ser así, Clinton podría acortar las diferencias con el senador de Illinois, que en la actualidad va en cabeza con 1.625 delegados, frente a los 1.486 que acumula la congresista, según datos de CNN.
Con las afirmaciones publicadas, Clinton rechazó de plano las llamadas que se han producido en las últimas horas para que abandone la contienda electoral que, por el momento, lidera el senador de Illinois, Barak Obama.
El viernes, el senador Patrick Leahy, una de las personas más influyentes de la cámara alta, pues preside el Comité Judicial, pidió a la antigua primera dama que tire la toalla, con el argumento de que no tiene posibilidades de ganar.
Horas antes, el presidente del Partido Demócrata, Howard Dean, expresó su deseo de que haya un candidato presidencial para el primero de julio e insistió en que no quiere que el nombre del nominado de esa fuerza se decida en la convención de agosto.
Clinton recibió ayer otro golpe con el anuncio por parte del senador Bob Casey de que apoyará a Obama. Casey representa al estado de Pensilvania, uno de los pocos que quedan por votar en las primarias y donde Clinton tiene una amplia ventaja en las encuestas.
Otras figuras demócratas han expresado su preocupación de que la campaña se alargue hasta la convención demócrata, en agosto, y divida irremediablemente a las filas del partido.
Sin embargo, Clinton no lo ve así. “Tendremos un partido unido en torno a quien sea el candidato” a la presidencia, dijo.
En las declaraciones publicadas por The Washington Post, Clinton rechazó cualquier petición de abandonar la pelea al asegurar que está dispuesta a llegar a la Convención Demócrata que se celebrará a finales de agosto en Denver (Colorado) si fuera necesario.
“Soy consciente de que hay gente que quiere acabar con esto cuanto antes, pero pienso que están equivocados. No tengo intención de retirarme hasta que acabe lo que empecé, hasta que vea que ocurre en las diez primarias que quedan por celebrar, y hasta que se resuelva lo de Florida y Michigan”, afirmó la senadora.
“Y si no lo resolvemos, entonces lo resolveremos en la convención”, dijo Clinton, en referencia a la reunión donde los delegados demócratas elegirán en una votación a un candidato para las elecciones presidenciales de noviembre.
“No podemos seguir adelante hasta que nos ocupemos de Florida y Michigan, porque de otra manera el candidato no contará con la legitimación que necesita”, añadió.
“Puedo imaginarme los anuncios que podrán los republicanos y John McCain si no somos capaces de resolver cómo contar los votos de Michigan y Florida”, acotó.
Por su parte, Bill Clinton salió a defender a su esposa señalando que debe respetarse el derecho de los votantes demócratas de los estados que restan a dar su opinión.
Su hija Chelsea también ha asumido la tarea de pedir votos para su madre. Ayer, en una sesión de preguntas y respuestas en Allentown, también en Pensilvania, la joven de 28 años dijo que su madre “sería una mejor presidenta” que su padre lo fue.

Ver comentarios