Enviar
City de Londres recurre a la Justicia para desalojar a los indignados

Las autoridades municipales de la City de Londres volverán a recurrir a la Justicia para tratar de desalojar a los cientos de “indignados” que acampan ante la catedral de San Pablo en protesta contra los excesos del sistema financiero.
La Corporación de la City de Londres —centro financiero de la capital británica— informaron ayer de que volverán a adoptar medidas legales después de que las negociaciones con los manifestantes “no llegaran a ninguna parte”.
Previamente, las autoridades habían ofrecido de plazo hasta el Año Nuevo para que los activistas anticapitalistas —acampados desde el 15 de octubre— abandonaran la zona aunque finalmente ambas partes no han alcanzado ningún acuerdo.
”Hemos hecho una pausa en las medidas legales durante dos semanas para llevar a cabo negociaciones con los acampados sobre cómo reducir la extensión de las tiendas y fijar una fecha de salida, pero (esas negociaciones) no han llegado a ninguna parte”, explicó ayer a los medios Stuart Fraser, el presidente de la Corporación.
Fraser añadió que “tristemente, ahora que (los activistas) han rechazado una oferta razonable para dejar que se quedaran hasta el Nuevo Año, tenemos que recurrir a los tribunales”.
Este responsable volvió a expresar el deseo de las autoridades de “solucionar” la situación sin recurrir a la Justicia aunque indicó que “de ahora en adelante tendremos que mantener cualquier negociación en forma paralela a la acción legal”.
La movilización londinense se inició dentro de la convocatoria internacional del 15 de octubre contra los excesos del sistema financiero aunque posteriormente derivó en un enfrentamiento con la Iglesia anglicana, que permitió la acampada pero no supo manejarla.
Precisamente esa confrontación provocó la dimisión de dos clérigos de la catedral: el canónigo Giles Fraser y Graeme Knowles, el deán de San Pablo y su máximo responsable.
El anuncio de las autoridades de la City se produce poco después del desalojo por la policía del campamento que centenares de “indignados” del movimiento “Ocupa Wall Street” habían levantado hace casi dos meses en una céntrica plaza de Nueva York, en una operación en la que se produjeron varias detenciones.

Londres / EFE


Ver comentarios