Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 12 Noviembre, 2008

CHISPORROTEOS

Alberto F. Cañas

Yo sabía que el proyecto de construir la Casa Presidencial al costado norte del Parque Nacional fracasaría, porque en 1994, mientras fui presidente de la Asamblea Legislativa acaricié el mismo lote para construir un capitolio, y me encontré el mismo obstáculo, o sea a la Caja Costarricense de Seguro Social imposibilitada para ceder la parte del lote que le pertenece. La otra parte, que es del Banco Central, sí era accesible.

Ahora bien, desde hace años (creo que desde los tiempos de don Chico Orlich) se viene hablando, para la Casa Presidencial, del costado este del Parque Nacional, donde sí habría que efectuar expropiaciones, pero que según lo describían don Chico y Daniel Oduber, convertiría el Parque Nacional, de hecho, en el jardín anterior para la sede de la presidencia.

En todo caso, y con el debido respeto a mi amigo Tony Pacheco, me parece extrañísimo lo que ha dicho el lunes en la prensa, de que esa cosa extraña que es el Banco Centroamericano, informó que hará una licitación internacional para escoger una firma que se encargue de escoger el terreno. ¡Lo que nos faltaba!

¿Es que los costarricenses estamos sumidos en un grado de insensibilidad y estupidez tal que no podemos ni siquiera escoger un terreno y tenemos que pagarle a una firma extranjera para que nos lo escoja? ¿Cuántos años faltarán, para que terminemos por hacer una licitación para escoger una firma extranjera que nos escoja un Presidente de la “República”?

Sin ser yo una firma extranjera, ni cobrar un cinco, puedo ponerme a buscar terrenos para la Casa Presidencial. Ya dije que el costado este del Parque Nacional es perfecto. Y se me ocurre que el costado sur, donde estuvo el Colegio de Sion, y que es una manzana de propiedad pública, es otro lugar excelente. En cuanto a la Asamblea, que según me dicen parece querer resucitar el cajón-mamarracho que me encontré en el 94 y que desechamos totalmente, en vez de pensar como esa vez en un capitolio que es lo decente, es cierto que no cabría en el sitio que ahora ocupa, pero si la presidencia se viene al Sion, la Asamblea podría construir su capitolio en Zapote, donde hay espacio suficiente.

El centro de la capital tiene una enorme congestión de tránsito, y tal vez no sea lo más indicado para instalar la presidencia. Pero cerca de Tournon, en las alturas de la orilla derecha del Torres, donde antaño estuvo la bellísima residencia de los Jiménez Luthmer, sí valdría la pena expropiar y construir allí, modificando la división administrativa de suerte que ese sitio que hoy pertenece al cantón de Goicoechea, se traslade al cantón central que constituye la capital.

Tengo la impresión de que la presidencia cabría en el magnífico edificio del Correo, aunque su localización, en el mero centro de la ciudad, sería bastante inconveniente. Pero si los alrededores del Parque Morazán no están lejos de los del Parque Nacional que tanto buscan, al costado oeste del Edificio Metálico hay media manzana vacía. Sería además simbólico, aunque un poco cursi, lo admito, proclamar que tenemos la presidencia contigua a una escuela.

Por favor: una comisión de arquitectos, ingenieros y similares, que podría ser integrada por la Universidad de Costa Rica (que lo haría gratuitamente estoy seguro, por el deseo de ayudar), o por el Poder Ejecutivo (pero sin consultorías, sostos, sustos ni honorarios en dólares), podría ayudar en esto de escoger un lote. Pero, por amor de Dios, ni firma extranjera, ni Banco Centroamericano. Sencillamente, como antaño…

[email protected]