Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 19 Diciembre, 2011


¡Chau, Pa!

(Diálogo tanguero entre hija y padre - Claudia Barrionuevo / Castillo / Espósito / Contursi / Cadícamo/ Castaña)

Hija: ¡Chau, no va más!… Es la ley de la vida devenir, ¡Chau, no va más!… Ya gastaste las balas y el fusil.

Pa: Hoy, que no estoy, como ves, otra vez con un tango que no puedo gritar…
Yo, que no tengo tu voz… Yo, que no puedo ya hablar…

Hija: Ya ves, a mí y a Buenos Aires nos falta siempre el aire cuando no está tu voz. A vos, que tanto me enseñaste, el día que cantaste conmigo una canción.

Pa: Madame Ivonne, la Cruz del Sur fue como el signo, Madame Ivonne,
fue como el signo de tu suerte… Alondra gris, tu dolor me conmueve,
tu pena es de nieve…Madame Ivonne…

Hija: El último tango perfuma la noche, un tango dulce que dice adiós. La frase callada se asoma a los labios ¡y canta el tango la despedida! ¡Vamos! ¡A bailar!

Pa: Vuelvo vencido a la casita de mis viejos, cada cosa es un recuerdo que se agita en mi memoria, mis veinte abriles me llevaron lejos… locuras juveniles, la falta de consejo.

Hija: Nada, nada queda en tu casa natal… Sólo telarañas que teje el yuyal. El rosal tampoco existe y es seguro que se ha muerto al irte tú… ¡Todo es una cruz!

Pa: Yo fui viajero del dolor y en mi andar de soñador comprendí mi mal de vida, y cada beso lo borré con una copa, en un juego de ilusión repartí mi corazón.

Hija: Tu dolor me conmueve, tu pena es de nieve…

Pa: Nunca quieras mal, total la vida ¡qué importa! Si es tan finita y tan corta
que al fin, el piolín se corta…No te aflija el esquinazo del dolor, y si el amor te hace caso, no le niegues tu pedazo de candor, que es lindo creerle al amor…

Hija: Vivir es cambiar… ¡darle paso al progreso que es fatal! ¡Chau, no va más!… Simplemente, la vida seguirá.

Pa: Tomalo con calma… Esto es dialéctica pura, ¡te volverá a pasar tantas veces en la vida! Vivir es cambiar, en cualquier foto vieja lo verás.

Hija: ¡Qué bronca sentir todavía el ayer y dejarte partir sin llorar!

Pa: Y hoy, que no estoy me da pena no estar a tu lado, cinchando con vos…

Hija: ¡A bailar, a bailar que la orquesta se va!

Pa: Nada regresa al ayer, ¡tenés que seguir!…

Hija: Cantá, la gente está aplaudiendo, y aunque te estés muriendo no conocen tu dolor. Cantá, que Troilo desde el cielo, debajo de tu almohada un verso te dejó.

Pa: Lección que por fin aprendí: ¡cómo cambian las cosas los años! Angustia de saber muertas ya la ilusión y la fe…

Hija: Perdón si me ves lagrimear… ¡Los recuerdos me han hecho mal!

Pa: Buena y nada más, que siendo buena, no hay odio, ni injusticia, ni veneno
que haga mal…

Hija: ¡Chau, no va más!… Dale un tiro al pasado y terminá.

Pa: Viví la vida intensamente hasta equivocarte otra vez, y luego volvé a empezar y volvé a equivocarte, pero siempre viví… ¡viví intensamente!, porque ¿sabés qué es vivir?…

Hija: Esta noche me emborracho bien pa’ no pensar.

Pa: Pero, ¡dale, la vida está en flor! ¡Tenés que seguir!

Hija: Si vos lo decís…

Claudia Barrionuevo
[email protected]