Enviar
Sello obligatorio de Sutel para conectar teléfonos genera más de 931 quejas y dudas de usuarios
Celulares con sello de Sutel… ¿Mito o necesidad?
Impulsado por el deseo de cambiar de tecnología, y obligado porque en el mercado local el teléfono de sus sueños no estaba en ese instante entre la oferta del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Gerardo (nombre ficticio a petición) decidió traer de Houston un Blackberry en diciembre pasado.
El aparato, un bold 9700, cuenta con todos los requerimientos técnicos para operar. Incluso se encuentra dentro de la lista de teléfonos certificados y en venta por el propio ICE.
Sin embargo, al llegar la semana pasada a la agencia de la entidad, Gerardo se topó con la desagradable sorpresa de que la inversión realizada no servía, pues carecía del sello que otorga la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) para poder interconectarlo.
La historia de este profesional, vecino de Escazú, es la misma de cientos de clientes, quienes en las últimas semanas se han visto obligados a comprar teléfonos solo avalados por la Sutel, lo que a juicio de algunos analistas del mercado raya en lo ridículo y constituye una clara restricción a la libertad de compra de los consumidores.
“Llamé al 193 y me dijeron que el teléfono no tenía ningún problema, nunca me advirtieron del sello. Cuando llegué a la agencia me topé con un papel escrito a mano que advierte del sello. Nunca me avisaron con antelación del sello de la Superintendencia… perdí casi tres horas sentado en la plataforma esperando a ser atendido para que me dijeran que no podían hacer nada. Tengo dos líneas; pero ellos, lejos de premiar al que es buen cliente más bien lo castigan”, adujo Gerardo.
A la fecha han ingresado a la Sutel al menos 931 denuncias, quejas o solicitudes de información relacionadas con esta situación. No obstante, sus voceros defienden la aplicación del reglamento en que el sello es necesario para control y protección del usuario.
“La homologación tiene dos fines, el primero es proteger a los usuarios al verificar el correcto funcionamiento de estos dispositivos, para que permitan la utilización de las aplicaciones disponibles, no degraden la calidad de servicio recibida y que en el futuro no se conviertan en una barrera para elegir el operador o proveedor de servicios de su conveniencia. Como segundo aspecto principal, se encuentra relacionado con la seguridad ciudadana, al verificar que los terminales homologados que ingresen al mercado local, cuenten con una procedencia lícita, con lo que se evita el ingreso de terminales robados o subsidiados por empresas de otros países”, aseveró George Miley, presidente de la Superintendencia de Telecomunicaciones.
Empero, sus detractores opinan diferente. La principal tesis es que el control de seguridad se puede efectuar simplemente con el número de IMEI (código único de cada aparato), datos que el ICE tiene. Este registro lo llevaría también la Sutel de acuerdo con Miley, con información aportada por los operadores.
LA REPUBLICA consultó tanto a la Sutel como al ICE sobre la cantidad de aparatos robados o perdidos que han sido detectados en un nuevo intento de conexión para determinar cuál ha sido la efectividad del reglamento y del sello, pero Miley adujo que esto era un tema que compete a las autoridades judiciales. En tanto, en el Instituto respondieron que existen alrededor de 671 equipos que diariamente reportan como robados o perdidos, y aunque informaron que no se activan los celulares cuyo IMEI está a nombre de otra persona, no informaron a cuánto asciende la tasa de rechazos.
Adicionalmente los detractores cuestionan aspectos que consideran risibles, como que por ejemplo los usuarios que hayan conectado su aparato antes del reglamento sí pueden cambiar de teléfono incluso si este no posee el sello, pues solo deben trasladar la tarjeta SIM al nuevo dispositivo; o bien que se prohíba conectar teléfonos que el propio ICE vende a sus clientes, solo por no poseer el sello.
Las nuevas reglas comenzaron a ser aplicadas en diciembre, antes de lo cual el usuario conectaba su teléfono únicamente guiándose con una lista proporcionada por el Instituto Costarricense de Electricidad con tan solo cumplir las especificaciones tecnológicas requeridas.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios