Enviar
Banqueros reaccionan ante proyecto que otorgaría superpoderes a ente emisor
Capitalización del Central pone en jaque a Bolsa de Valores

• Iniciativa de ley le asigna un papel marginal a la Sugeval
• También asestaría golpe a fondos de pensiones

Wilmer Murillo
[email protected]

El proyecto que tiende a capitalizar al Banco Central pone en jaque a la Bolsa Nacional de Valores (BNV) y podría representar una amenaza contra la rentabilidad de los fondos de pensiones complementarias.
La iniciativa plantea reformas para permitirle al Banco Central una plataforma propia para negociar la deuda pública en donde eventualmente podría participar el Gobierno Central.
La intención es brindarle al Banco Central herramientas para mejorar la gestión de la política monetaria, así como el financiamiento de su propia deuda.
Como lo informó LA REPUBLICA la semana pasada, consiste en la adición de un artículo a la Ley Reguladora del Mercado de Valores, para que el Banco pueda crear mercados para la negociación de deuda pública y para hacer gestión de liquidez del sistema financiero.
Esto permitiría que los precios de los activos financieros reflejen más fielmente las condiciones imperantes en ese mercado, se facilite la transmisión de las acciones de política monetaria y, en consecuencia, mejore la efectividad de esta última, de acuerdo con la propuesta del Ministerio de Hacienda.
Adicionalmente se modifica la Ley del Impuesto Sobre la Renta, con el fin de equiparar el trato tributario aplicado a los reportos y a las recompras realizadas en los mercados de liquidez organizados por el Banco Central, a los efectuados en las bolsas de valores.
La creación por parte del Banco Central de su propio mercado de liquidez y gestión de deuda significaría “matar” a la Bolsa de Valores, dijo Gerardo Porras, gerente del Banco Popular y fiscal de esa entidad bursátil.
Esta tesis es compartida por el legislador Jorge Eduardo Sánchez, de la Unidad Social Cristiana, por considerar que el 90% de los títulos de la Bolsa es del Estado.
“Se acepta que la liquidez de corto plazo sea manejada por el Banco Central, pero al crearle su propio mercado de capitales, se le fue la mano al Gobierno”, dijo por su parte Gerardo Corrales, gerente general de BAC San José.
Los títulos del sector público representan el 90% del volumen de ventas de la bolsa y al haber dos mercados —la Bolsa de Valores y el Banco Central— se distorsiona la formación de precios, al tiempo que no es aceptado que sean los emisores quienes controlen el mercado.
Los fondos de pensiones complementarias de los trabajadores también podrían verse afectados, dijo por otra parte Corrales.
La valoración de los fondos de pensión y los precios a los cuales se valoran estos títulos se toman del vector de precios que sale de la Bolsa. Pero con la existencia de varios mercados, la formación de estos precios no sería la más eficiente. “Pueden sufrir negativamente estos fondos por una valoración negativa”, explicó Corrales.
Actualmente el mercado es regulado a través de la Superintendencia General de Valores y es la oferta y la demanda la que determina los precios.
Tanto Corrales como su colega del Popular coincidieron en que estas “cajas adicionales”, se prestan a eventuales ineficiencias y a crear precios diferentes que causarían confusión. Asimismo, no ven la razón de que el sector público no pueda ir a la bolsa a negociar sus títulos como cualquier emisor.
Por su parte, Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda, reconoció que la Bolsa de Valores ha sido exitosa en crear mercados secundarios donde se transen valores y se formen adecuados precios. No obstante, dijo que lo que intenta el proyecto es disminuir los costos de las transacciones financieras y crear más competencia.
“Se trata de gestionar liquidez de corto plazo con más eficiencia”, dijo, al recordar que a veces el Central capta a largo plazo y compite con el Ministerio de Hacienda, que “es algo que no conviene”.
El Banco Central deberá explicar con mucha claridad la forma en que se afectarán las pensiones, antes de que la Asamblea Legislativa, se pronuncie sobre el proyecto, añadió Sánchez.
Los bancos, por su parte, deben responder cómo los afectaría y como afectaría a los trabajadores la sectorización del mercado.
Independientemente de que afecte o no a la Bolsa, se debería procurar que la transmisión de la política monetaria y los mercados de corto plazo funcionen bien, señaló José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa de Valores.
“La solución no es crear más mercaditos de capitales, sino concentrarlo, porque en la medida en que todos los participantes que compran y venden títulos en el corto plazo estén en un mismo sitio, habrá una mejor formación de precios, y a través de los tipos de interés una mejor transmisión de la política monetaria, pero el proyecto no hace eso”, adujo.
Para el jerarca hay que enmendar la ley para sustituir los tres mercados paralelos, el interbancario, el de liquidez de la Bolsa y el de recompras de corto plazo, organizado también por la Bolsa.
Esto permitiría a los puestos de bolsa y a los bancos a actuar por cuenta propia, y al Banco Central a operar en un solo mercado.
“La Bolsa ya tiene la tecnología, las regulaciones, participantes y duplicar la infraestructura deja además al descubierto al inversionista porque le asigna un papel marginal a la Superintendencia de Valores”, indicó Brenes.
En ese sentido, Sánchez dijo que existe acuerdo en cuanto a la necesidad de capitalizar al Banco Central para controlar la inflación y en las fuentes estructurales que la generan, como son el régimen cambiario y las pérdidas del banco. No obstante, advirtió que la solución no puede llegar por la vía que se plantea de desestimular el ahorro y la producción.

Ver comentarios