Enviar
Autoexamen es la primera línea de defensa
Cáncer de mama se ensaña con ticas
Costa Rica lidera incidencia y mortalidad

Existe un asesino silencioso que con el pasar de los años ha ido ensañándose con las mujeres de Costa Rica: el cáncer de mama.
Una cuarta parte de las ticas diagnosticadas con este mal durante 2010 perdió su batalla por la vida. Atrás quedaron el cáncer de estómago, de colon, cérvix, leucemia, hígado y pulmón.
Nuestro país ocupa el deshonroso primer lugar en tasa de incidencia y de mortalidad por esta enfermedad en Centroamérica y México.
La principal causa de su elevada tasa de mortalidad es una detección tardía, según datos de la Caja Costarricense de Seguro Social.
Y es que en el 50% de los diagnósticos que se realizan en hospitales públicos los tumores malignos se encuentran en etapa intermedia o avanzada.
Esto hace que la remoción del tumor (cirugía), la extracción del seno y su posterior tratamiento con quimioterapia o radioterapia, no sean siempre efectivos.
A pesar de este sombrío panorama, existe un arma a la mano de todas las costarricenses, y es la primera línea de defensa contra esta enfermedad.
Se trata del autoexamen de mamas, que se recomienda practicarlo por lo menos una vez al mes, sobre todo en mujeres con más de 35 años, mientras se duchan o antes de acostarse y que solo toma unos minutos.
El autoexamen de mama es fundamental, pero también los buenos hábitos alimenticios y practicar un deporte, aseguró Seidy Araya, vicepresidenta de la Asociación Nacional Segunda Oportunidad de Vida.
“Las mujeres deben hacerse el autoexamen todos los meses. De que se encuentren una pelotita pequeña va a depender que sea una cirugía mínima o tener que perder un seno o recibir quimioterapia”, expresó la superviviente de este mal.
La Asociación Nacional Segunda Oportunidad de Vida, la Asociación Resurgir, la Fundación para el Paciente con Cáncer, la Asociación Pro-Paciente Oncológica, Manejo del Dolor y Cuidados Paliativos y la Fundación Esperanza, son algunas organizaciones no gubernamentales que han tomado la batuta en el trabajo de información y prevención de esta enfermedad.
Para apoyar estos esfuerzos, la semana pasada se presentó una iniciativa local conocida como Coturban: Costura para la Cura, que busca captar el patrocino de la empresa privada.
Además de conseguir recursos para continuar con su trabajo, las pacientes de quimioterapia o radioterapia podrán lucir un hermoso y cómodo turbante que cubrirá su cabeza sin cabello.
“Dos amigas de mi mamá pasaron por esta enfermedad. Ellas eran muy vanidosas y cuando perdieron su cabello no encontraron una opción adecuada en el mercado para cubrir su cabeza”, aseguró Michelle de Matheu, diseñadora de Coturban.
Los Coturban se venden en paquetes de diez unidades, a un precio de $500 y cuentan con el patrocinio del Museo de los Niños, Mall Paseo de las Flores, Farmacias Fischel, Componentes El Orbe y Farmacéutica Roche.
Si desea colaborar con esta iniciativa puede adquirir los turbantes en el Mall Paseo de las Flores los días 16, 17 y 18 de marzo, 20, 21 y 22 de abril, 18, 19 y 20 de mayo.

Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios