Cameron, el gran perdedor de la cumbre europea
En privado y en público, Cameron manifestó su rechazo a Juncker por considerarlo un político de la "vieja guardia", que se opone a las reformas que él apoya para la Unión Europea. AFP/La República
Enviar

Cameron, el gran perdedor de la cumbre europea

El primer ministro británico, David Cameron, acude a la cumbre europea como el gran derrotado por su firme oposición a la candidatura del luxemburgués Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea (CE).
En privado y en público, Cameron manifestó su rechazo a Juncker por considerarlo un político de la "vieja guardia", que se opone a las reformas que él apoya para la Unión Europea (UE).
Para evitar la elección del luxemburgués, el jefe de Gobierno británico emprendió una intensa actividad diplomática, con llamadas telefónicas a sus colegas y un viaje a Suecia para hablar con su colega sueco, Fredrik Reinfeldt; el primer ministro holandés, Mark Rutte, y la canciller alemana, Angela Merkel.
Cameron defiende que es competencia del Consejo Europeo la elección del presidente de la CE y considera que el Parlamento Europeo no debe tratar de imponer su voluntad.
Pese al rechazo de Cameron, Juncker cuenta con amplio respaldo entre los países de la UE y es candidato del ganador de las elecciones europeas de mayo, el Partido Popular Europeo (PPE).
Según indicaron fuentes de Downing Street, residencia del primer ministro británico, es un "principio importante" que prevalezca la voluntad de los estados nacionales.
"Este es un principio importante, el del papel de los Estados y líderes nacionales en decidir a la persona que liderará la Unión Europea" pues "afectará al Reino Unido en los próximos cinco años", declaró un portavoz de la residencia oficial de Cameron.
"Dejamos claro que pensamos que debe haber voluntad para encontrar un consenso. Ese debería ser el paso preferido", agregó.
El ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, manifestó que "está bastante claro que hay un apoyo abrumador a Jean-Claude Juncker como jefe de la Comisión", si bien consideró al Reino Unido como un importante socio comunitario.
"Es de vital interés para Suecia, pero también para Alemania y Holanda y muchos otros países europeos, mantener al Reino Unido en la Unión Europea. Pero ahora estamos en una posición en la que está bastante claro que hay un apoyo abrumador, así que tenemos que aceptarlo", subrayó Borg.


Londres/EFE

Ver comentarios