Foto 1
Enviar

Caída del crudo lleva a perforadores de esquisto a renegociar coberturas

El seguro que protege a los perforadores de esquistos contra la caída de los precios se ha vuelto tan crucial que para una empresa, SandRidge Energy Inc., los pagos provenientes de las coberturas representaron un increíble 64% de los ingresos del primer trimestre.
Ahora la red de seguridad está desapareciendo.
El seguro que compraron los productores antes de la caída del petróleo -que en gran parte garantizaba precios mínimos de $90 el barril o más- está expirando.
Esto lleva a los inversores a preguntarse cómo compensarán las empresas los $3.700 millones que les aportaron las coberturas en el primer trimestre después de que el crudo se desplomó por debajo de $60 desde un pico de $107 a mediados de 2014.
“Un año atrás, la cobertura alcanzaba entre $85 y $90 y ahora está por debajo de $60”, dijo Chris Lang, vicepresidente primero de Asset Risk Management, asesor en materia de cobertura para más de 100 compañías de exploración y producción. “El año que viene se llegará a un punto crítico”.
Las coberturas evitaron una aguda escasez de efectivo a las compañías de explotación de esquistos y contribuyeron a impedir que los prestamistas cortaran las líneas de créditos, muchas de las cuales deberán renovarse en octubre.
En tanto los perforadores cargan con el peso de los pagos de intereses sobre $235 mil millones de deuda, siendo $89 mil millones de alto rendimiento, un regulador estadounidense ha advertido a los bancos que tengan cuidado con el “riesgo emergente” derivado de prestar a compañías de energía.
Los pagos de las coberturas representaron al menos 15% de los ingresos del primer trimestre en 30 de 62 compañías de gas y petróleo en el Bloomberg Intelligence North America Exploration and Production Index.
Los ingresos, ya por debajo de 37% en el último año, caerán aún más cuando las compañías de perforación salgan a vender contratos que pagaban $90 el barril pese a que el petróleo cayó por debajo de $44.
Las coberturas compradas a bancos y otros operadores permiten a las empresas de perforación bloquear un precio de venta. Algunas garantizan un valor específico. Otras aseguran un pago mínimo independientemente de cuánto se mueva el mercado, pero exigen a la compañía reembolsar una parte si el precio supera determinado umbral.
SandRidge, el productor con sede en Oklahoma City, tenía un 90% de su producción de petróleo y gas natural licuado cubierta a comienzos de 2015, según una presentación de documentación obligatoria.
El año próximo, las coberturas cubren menos de un tercio. La acción de SandRidge se negociaba ayer a 85 centavos, un 88% menos en el último año. Más de $3 mil millones de sus bonos se negocian a 62 centavos por dólar o menos.
Jeff Wilson, portavoz de la empresa, dijo que los costos de los pozos en baja y una mayor eficiencia están ayudando a SandRidge a alcanzar retornos comparables a lo que la empresa ganó con precios más altos. SandRidge emitió bonos por $1.250 millones el mes pasado, lo cual da a la compañía la liquidez que necesita, dijo Wilson.

Bloomberg

Ver comentarios