Para aquellos que se preguntan por las repercusiones del voto del Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea, este es un dato importante: según un indicador, los mayores bancos estadounidenses y europeos podrían perder cerca de $165 mil millones.
Los economistas de la Universidad de Nueva York crearon un modelo para realizar en forma regular una especie de prueba de resistencia simplificada sobre las instituciones financieras más grandes del mundo.
Esta se realiza al preguntar al mercado bursátil qué piensa sobre el valor y el riesgo de los activos de los bancos, luego se utiliza esa información para estimar lo que sucedería a los bancos en una crisis severa – y la cantidad de capital propio adicional que necesitarían para evitar una crisis.


Incluso antes del Brexit, el modelo sugería que los bancos estaban mucho más frágiles de que lo indicaban las pruebas de resistencia oficiales.
Al 31 de mayo, el modelo estimaba que los bancos más grandes de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia (aquellos con más de $500 mil millones en activos) tendrían un déficit de capital combinado de $998 mil millones.
Después de la votación a favor del Brexit, el déficit aumentó significativamente. El 28 de junio, llegaba a $1,163 billones, un incremento de $165 mil millones.
¿Por qué el pesimismo? Para los bancos del Reino Unido, es bastante sencillo: los analistas esperan que el aumento de la incertidumbre y otras dificultades ligadas al Brexit socaven el crecimiento económico, lo que a su vez reduciría las oportunidades de beneficios y haría que el pago de préstamos fuera más difícil tanto para las personas como para las empresas.
Para los bancos franceses e italianos, podría reflejar los temores que existen en torno al crecimiento europeo y a la posibilidad de que los votantes sigan el ejemplo del Reino Unido.
Para los bancos estadounidenses es un poco más difícil de entender, aunque las ganancias podrían verse perjudicadas si las preocupaciones por el Brexit provocan que la Reserva Federal mantenga sus tasas de interés más bajas de lo debido.
De hecho, los mercados han repuntando enormemente desde el 28 de junio – y los precios de las acciones de los bancos estadounidenses se han comportado especialmente bien desde que pasaron la última ronda de pruebas de resistencia de la Fed la semana pasada.
Por lo tanto, el próximo ejercicio de la NYU probablemente mostrará un déficit más pequeño. Dicho esto, el veredicto inicial del mercado está claro: el Brexit es malo para los bancos.




 

 

Ver comentarios

Notas Inversionista