Boeing demora Dreamliner 787 hasta 2010
Enviar
Boeing demora Dreamliner 787 hasta 2010


Washington -- Boeing Co. dijo que el Dreamliner 787 está ahora dos años retrasado y sólo se entregará a los clientes a partir del primer trimestre del 2010, en la cuarta demora del avión nuevo de mejor venta en la historia de la compañía aeronáutica.
El avión tendrá el vuelo inaugural en el segundo trimestre del año próximo, en parte porque las fábricas estuvieron paralizadas debido a una huelga de mecánicos y algunos remaches tuvieron que reemplazarse, dijo ayer en un comunicado Boeing, con sede en Chicago. Las metas más recientes habían sido que el avión volara para el final de este año y que se entregara en el tercer trimestre de 2009.

Boeing está “acabando e incorporando cambios de ingeniería y completando pruebas de sistemas, calificaciones y certificación” para prepararse para el vuelo, dijo en el comunicado el gerente de programa Pat Shanahan. Boeing aún está revisando el cronograma de entrega para clientes y el impacto financiero se anunciará en fecha posterior.
Estaba previsto que el 787, presentado en julio de 2007, entrara en servicio con All Nippon Airways Co. en mayo de este año después del programa de prueba de vuelo más breve que haya tenido Boeing, y que llegara mientras las aerolíneas clamaban por aviones de rendimiento más eficiente para contrarrestar los mayores precios del combustible. La producción del Dreamliner, empero, se vio obstaculizada por la escasez de componentes, el trabajo incompleto de proveedores y la huelga reciente, rezagando a Boeing aun más en su meta de sobrepasar a Airbus SAS.
“Es como un deja vu, todas estas cosas que vuelven a acecharnos --los remaches, las inquietudes de pruebas de vuelo y mayores demoras de entrega”, dijo ayer en una entrevista Rob Stallard, analista de Macquarie Research Equities en Nueva York.
Boeing tiene 895 pedidos de aviones Dreamliner valuados en alrededor de $155 mil millones. La compañía aeronáutica, encabezada por el jefe ejecutivo Jim McNerney, ha perdido aproximadamente 60% de su valor de mercado desde el primer retraso del 787, en octubre de 2007.
Boeing está usando nuevos compuestos de carbono en vez de aluminio en buena parte del 787, añadiendo complicaciones a un nuevo proceso de fabricación. Se supone que los proveedores en Estados Unidos, Italia y Japón construyan 70% del aparato y envíen las secciones acabadas a la planta de Boeing en Everett, estado de Washington, para su ensamblaje final.
Los idiomas y zonas horarias diferentes dificultaron la comunicación y limitaron la capacidad de Boeing de resolver los problemas que aparecían, dijo ayer en una entrevista Joseph Campbell, analista de Barclay’s Plc en Nueva York.
“El programa ha alcanzado ahora un nivel de demoras y de cosas que salen mal que resulta verdaderamente frustrante e inesperado” tanto para los observadores como para los ingenieros de gran antigüedad de Boeing, dijo Campbell, quien ha analizado la compañía desde comienzos de la década de 1980. “Es inusual para Boeing. Generalmente Boeing se enorgullece de su puntualidad y excederá su presupuesto para llegar a tiempo”.

Ver comentarios