Pizarrón
Bodas gais

El matrimonio de los homosexuales y lesbianas no es solo tema nacional. Desde hace tiempo se viene tratando, debatiendo y aprobando en la legislación de otros países el reconocimiento del derecho de matrimonio de estas parejas.
El tema es reconocimiento del derecho al matrimonio de estas parejas, no si se da margen de aprobación para su libre convivencia legal, reconocida socialmente. Cuando el presidente José Joaquín Rodríguez, allá por 1889, propuso el reconocimiento del voto de la mujer lo hizo partiendo de que ese derecho era existente, solo que no se les reconocía. Por eso habló de reconocer el voto, no de dar el voto a la mujer. En la Constituyente de 1917 cuando se volvió a conocer este asunto se habló de nuevo de reconocer el derecho de voto, no de darlo como si no existiera. Se parte de su existencia que no se reconoce.
El tema del reconocimiento de matrimonio de los homosexuales y lesbianas debe abordarse desde la perspectiva de que su derecho existe y que no se ha reconocido. Por eso este tema es de debate civil y político, no de carácter religioso, porque el matrimonio válido en Costa Rica es el civil.
La Iglesia y sus sacerdotes podrían no casar parejas del mismo sexo porque no los aceptan, pero estas parejas podrían hacerlo ante autoridades civiles y notarios, que sí podrían realizar la escritura del matrimonio como lo hacen ahora. Los homosexuales y lesbianas católicos u otras religiones podrían entonces casarse, igual que lo hacen las personas que disuelven su vínculo matrimonial, que fue hecho en la Iglesia, ante autoridades y funcionarios civiles, cuando de nuevo se casan.
En Estados Unidos se ha avanzado mucho en este campo. Incluso en las instituciones militares de ese país se eliminaron las prohibiciones para declarar la homosexualidad de sus soldados. En los estados de California, Nueva York, Massachusetts, Connecticut, Vermont, Iowa, Nuevo Hampshire y el Distrito de Columbia, Washington, de los Estados Unidos, ya reconocieron este derecho y el propio Obama en su campaña presidencial hacia noviembre se ha pronunciado con claridad.
En Argentina, Francia, Holanda, Bélgica, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Islandia, en el Distrito Federal de México y cinco estados de México particularmente han adoptado legislaciones en este sentido, así como en España y Portugal, países sumamente católicos. En algunos de estos países la ley de reconocimiento de matrimonio establece también el derecho de adopción por parte de estas parejas.
En Chile, Perú y Colombia se conocen proyectos de ley en este sentido.
En Estados Unidos algunos obispos de religiones no católicas han aceptado públicamente su homosexualidad e incluso uno fue consagrado como tal sabiendo de su condición homosexual. ¿Acaso no es mejor esto que tener curas y obispos en el mundo católico homosexuales, en el clóset, encubiertos, pederastas y pedófilos?
El Poder Legislativo tiene toda la competencia para regular el matrimonio de homosexuales y lesbianas, modificando la prohibición establecida en el Código de Familia, opuesta a la Constitución.

Vladimir de la Cruz

Notas Anteriores

Miércoles 30 Mayo, 2012

Retazos políticos

De los candidatos inscritos en la opinión pública deseosos de encabezar sus partidos ...
Miércoles 23 Mayo, 2012

Los gallos de Costa Rica

La Asociación Nacional de Criadores de Gallos, ¿de pelea?, justificó su ...