Barçaescándalo
En mayo del año pasado, Sandro Rosell anunciaba la contratación de la estrella brasileña Neymar.Josep Lago-AFP/La República
Enviar

Barçaescándalo

Dimisión de presidente Sandro Rosell pretende evitar que el embrollo envuelva a la institución

Sin un Víctor Valdés que le ataje las críticas ni un Lionel Messi que se baile a sus adversarios, el presidente del Barcelona Sandro Rosell dio ayer un paso al lado y cedió la presidencia de este club a su segundo de abordo y amigo, Josep María Bartolomé.

201401232150000.a11.jpg
La maquillada contratación del chico maravilla, el brasileño Neymar, que aparentemente arrastra una serie de irregularidades, obligó al jerarca a dejar su equipo en una isla segura, ante el arribo de una inminente tempestad.

Su grito de “el fichaje de Neymar es correcto” se ahoga ahora en medio de la querella presentada contra él por el socio Jordi Cases y que el juez Pablo Ruz de la Audiencia Nacional admitió a trámite.
“No quiero que ataques injustos afecten al club”, fue la explicación sin derecho a preguntas del ahora exjerarca barcelonista, tras una reunión de urgencia ayer con sus directivos en el Camp Nou.
La querella, que terminó en forma abrupta con tres años y medio de Rosell en la presidencia culé fue presentada el pasado 5 de setiembre y sostiene que el fichaje del Neymar costó a las arcas del club €94,4 millones y no los €57,1 millones que reportó el Barca.
Este caso encierra un juego de números interesante. Se dice que en esta contratación N&N, sociedad del padre de Neymar, se embolsó €40 millones, que el Barça entregó €10 millones en concepto de señal por el fichaje, que el Santos, exequipo de la estrella, recibió €17,1 millones, pero que ahora reclama la parte que supuestamente le falta.
No obstante, este equipo brasileño habría recibido mucho más de lo que dicen y se están investigando otros acuerdos entre el Barcelona y el Santos relacionados directamente con el fichaje de Neymar y que tienen que ver con €7,9 millones al club brasileño para tener un derecho preferente sobre tres jugadores de las categorías inferiores del Santos y los contratos para que el Barcelona juegue dos partidos amistosos con el equipo brasileño.
En lo referente a Neymar, lo firmado le garantiza no cobrar menos de €45,9 millones durante las cinco temporadas, sin tomar en cuenta las primas por fichajes y los premios por los éxitos del equipo azulgrana.
A Rosell se le acusa de una simulación contractual, que evidenciaría una falta de correspondencia entre la causa y finalidad real de los compromisos y obligaciones económicas suscritas, o sea que otros contratos paralelos sirvieron para financiar el fichaje y no para la finalidad que estos anuncian.

Luis Rojas y EFE
[email protected]
@La_Republica

 


Ver comentarios