Enviar
En total se han colocado cerca de ¢13 mil millones de los ¢250 mil millones con que cuenta el sistema
Banca para el Desarrollo ha financiado a 1.775 pymes
 El 94% de los créditos se otorgó a microempresas

Natasha Cambronero
[email protected]

Desde que el Sistema de Banca para el Desarrollo abrió sus puertas hace 14 meses, 1.775 pequeños y medianos empresarios han obtenido un crédito para montar su negocio.
Unos ¢12,9 mil millones se encuentran en manos de estos productores, a quienes se les dio uno de los préstamos que en promedio rondan los ¢6,5 millones.
Principalmente, el financiamiento se otorgó a microempresarios a quienes se les prestó el 94% de los fondos, mientras que a las pequeñas empresas fue un 5% y solo un 1% para las medianas.
“Con los recursos de Banca para el Desarrollo se ha beneficiado a 1.775 empresarios, lo que refleja el vacío que ha venido a llenar este sistema para aquellos que siempre han tenido el impulso de montar su propio negocio, pero carecían de apoyo tanto económico como técnico para dar ese paso”, aseveró Geovanny Castillo, director ejecutivo del Sistema Financiero.
Así mismo, del monto prestado, cerca de ¢4 mil millones cuentan con un aval, que garantiza el pago del crédito, en caso de que el productor no pueda cancelarlo.
Si bien, son ¢12,9 mil millones los que se encuentran en manos de los productores, este monto solo representa el 5% de los ¢250 mil millones que el sistema tiene a su disposición.
Pese a que Banca para el Desarrollo cuenta con más dinero para brindar préstamos, las trabas que tiene la actual legislación impiden que la colocación sea aún mayor.
Los principales yerros tienen que ver con las altas tasas impositivas y los requisitos que deben cumplir quienes estén interesados en obtener un préstamo, pues estos no se diferencian de la banca tradicional.
Ante los constantes cuestionamientos, el Poder Ejecutivo planteó un proyecto de ley que contempla principalmente tres modificaciones para flexibilizar el acceso a créditos.
El primero pretende que sea el Consejo Rector del Sistema el que establezca las tasas de interés, con base en las necesidades del mercado y no se rija por la tasa básica en colones y la Libor, en moneda extranjera. Esta medida permitiría que los tributos sean menores a los que ofrece actualmente la banca comercial.
La segunda modificación pretende brindar un periodo de gracia a los productores para pagar sus deudas, esto con el fin de que la amortización comience hasta que el proyecto empiece a operar.
La tercera reforma tiene que ver con las garantías que presentan las personas; se pretende que los pequeños empresarios puedan obtener préstamos solo con su historial crediticio y además, que no tengan deudas.
Además, el proyecto busca darle vida al peaje bancario para aumentar la disponibilidad de fondos, pues actualmente los bancos privados aportan aproximadamente ¢300 millones que no se pueden utilizar por las restricciones del sector financiero.

Ver comentarios