Baja inflación nos beneficiará en 2015
Enviar

Situación se mantendría mientras Banco Central no emita más colones

Baja inflación nos beneficiará en 2015

Petróleo barato impulsaría tipo de cambio hacia niveles inferiores

Se espera una baja inflación este año, debido a que el precio del petróleo se mantiene barato.
Por otro lado, el ahorro en el costo del combustible tendría el efecto de impulsar el tipo de cambio para abajo.
Con esto, el Estado podría querer poner en marcha la impresora del dinero en 2015, con el fin de proteger a los exportadores de un colón caro.
Por un lado, imprimir dinero abarataría el colón, lo que ayuda a los exportadores.
Por otra parte, las empresas podrían invertir y crear puestos de trabajo cuando las tasas de interés caen, lo que pasaría cuando la economía tiene una gran cantidad de dinero.
La decisión final sería la del Banco Central, que en los últimos años ha logrado mantener la inflación baja.
Por otro lado, podría haber presiones de parte del Gobierno para relajar la política conservadora monetaria, dada la posición de varios integrantes del Partido Acción Ciudadana de que un incremento modesto en la oferta monetaria dé un impulso positivo en el mercado.
El problema para la economía es que este año es probable que haya una presión para abajo del tipo de cambio, lo que hace difícil vender los productos y servicios costarricenses en el exterior.
En primer lugar, ahorraríamos alrededor de $500 millones en el costo del petróleo importado, asumiendo un precio promedio para este año de $60 el barril.
En segundo lugar, el Gobierno tendrá que comprar colones para pagar sus gastos locales, después de vender $1.000 millones en bonos en los mercados internacionales.
Cuando se piden menos dólares y más colones, el precio del dólar cae, mientras que el colón aprecia.
Las soluciones del sector privado al reto de una moneda cara no son perfectas.
Los seguros de tipo de cambio tienen un costo.
Algunas pequeñas empresas ni siquiera cuentan con la opción de comprar un seguro tal.
Por otro lado, para aquellos que pueden conseguirlo, el seguro moderaría el impacto de un colón caro.
Además, hay razones para esperar que no sea necesario tomar medidas fuertes de parte del Estado.
Primero, es poco probable que el tipo de cambio baje más de un 10%.
Segundo, la presión para arriba en el valor del colón no durará por siempre, ya que el precio del petróleo subirá al menos a mediano plano.
Mientras tanto, inyectar dinero en la economía podría dañar a las personas pobres.
Las empresas suben los precios, cuando se dan cuenta de que el nuevo dinero no tiene ningún valor.
Por su parte, los jubilados ganarían menos, si sus fondos de pensiones se pagaran en una moneda inflada.
Sin embargo, en 2015 la opción de imprimir el dinero podría ser tentador.

201501112150550.n11.jpg

Redacción
[email protected]

Ver comentarios