Atención a toreros pasa factura a la Caja por ¢9 millones
Enviar

Atención a toreros pasa factura a la Caja por ¢9 millones

Los festejos de fin de año pasan una factura a la Caja por ¢9 millones solo en la atención médica que requirieron montadores y toreros improvisados, que participaron en las corridas tanto de Zapote, como en Belén.
Solo en el Hospital Calderón Guardia, la inversión fue de ¢7,6 millones para la atención de 43 personas; ¢1,1 millones en el hospital San Vicente de Paúl en Heredia, por el tratamiento que se le brindó a 14 personas y un monto de ¢283 mil por la atención de cuatro personas en la Clínica Carlos Durán.
“El total de los montos adeudados por esta prestación de servicios, se está facturando a cada una de las personas atendidas y son ellas, quienes a título personal deben realizar el trámite del cobro respectivo ante la entidad aseguradora”, dijo Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja.
En 2008 se estableció como requisito para la autorización de actividades taurinas, la suscripción de una póliza extendida por una entidad aseguradora, que garantice la cobertura total de los gastos de atención médica, sanitaria y de rehabilitación que reciban los afectados en los establecimientos de salud y afines de la Caja, o de otra prestación de servicios médicos.
Picado no descarta emprender acciones legales a futuro cuando los organizadores de estos eventos no respeten lo indicado en el decreto. Esto debido a que el costo resulta oneroso para la institución, que no puede dejar de atender a quienes sufren lesiones.
Las municipalidades tiene una cuota de responsabilidad, puesto que deben velar que se esté al día al otorgar los permisos.
Este tipo de lesiones no constituye un riesgo que deba cubrir el seguro de salud, en virtud de que no se trata una enfermedad ni un problema de maternidad, por lo que la recuperación debe recaer sobre las pólizas que cubren este tipo de actividades o sobre la persona afectada, según la Caja.

María Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios