Enviar
Consorcio salvadoreño inaugurará tienda de 11 mil metros cuadrados y Aliss anuncia nuevas aperturas
Arribo de Grupo Simán atiza mercado de tiendas por departamentos


• Alto poder adquisitivo y demanda de bienes y servicios atraen nuevas cadenas
• Firmas locales diversifican su negocio y luchan con variedad de productos y servicio personalizado ante la llegada de las extranjeras

Karen Retana
[email protected]

Un mercado que se caracterizó por la competencia entre actores nacionales como La Gloria, Yamuni y Llobet, trascendió lo local para convertirse en una disputa regional ante la llegada de cadenas internacionales de tiendas por departamento.
Los negocios nacionales han llevado la peor parte, han empezado a enfrentar la competencia regional en su propio territorio.
Parte del atractivo de muchas de las foráneas establecidas en Costa Rica es su acceso a mercadería proveniente de Europa y de Est
ados Unidos, lo cual ha facilitado al consumidor local la adquisición de accesorios y prendas de moda y de marcas reconocidas.
Por su parte, el mercado costarricense es visualizado como un destino que goza de una población de buen poder adquisitivo y sofisticación, factores que impulsaron la llegada de firmas como Aliss, Carrión y recientemente Grupo Simán de El Salvador.
A ello se suma el crecimiento en la construcción de grandes centros comerciales.
“Estas empresas le están apostando al desarrollo del país en el mediano y largo plazo. La apertura comercial con los acuer
dos que se firmen y las modificaciones legales que ello implica tienden a mejorar el entorno para los negocios, por lo que se esperaría la llegada de más compañías”, sostuvo Alberto Franco, economista costarricense.
Precisamente, con la construcción de la quinta etapa de Multiplaza Escazú, el grupo Simán abrirá sus puertas en esta ubicación con una tienda de 11 mil metros cuadrados, la cual estará lista a finales de este año. Además, el grupo salvadoreño estudia la posibilidad de abrir otro establecimiento a mediano plazo.
El grupo español Inditex traerá al país las franquicias Pull and Bear, Massimo Dutti, Bershka, y Stradivarius.
“Hay más solicitudes de locales que los que vamos a ofrecer, esto obedece a que el mercado se está sofisticando, lo cual hace que los negocios tengan mayor potencial”, señaló Elisa Rojas, gerente de Mercadeo del Grupo Roble, desarrollador de Multiplaza.
Para los empresarios extranjeros, en Costa Rica aún hay espacio para crecer y satisfacer necesidades desatendidas. Bajo esta misma premisa, Aliss, de capital griego-venezolano, realiza los trámites para una apertura en San Ramón y lleva a cabo negociaciones para inaugurar otra tienda en San José en el corto plazo
“Creemos que la competencia siempre es buena; el hecho de que ingresen otros grupos, nos ayuda para hacerlo cada día mejor”, sostuvo Victoria Rivera, vocera de Aliss.
El mercado tiene suficiente espacio y, obviamente, continuaremos con nuestros planes de expansión.
La noticia de nuevos competidores y el anuncio de expansiones han provocado un común denominador entre los empresarios locales, que es perfeccionar su estrategia comercial y enfatizar valores como la atención personalizada, los ambientes agradables, variedad o elementos como ambientación, iluminación y presentación de los produ
ctos para destacarse de la competencia.
“Las empresas locales deben
invertir para tener la capacidad de desenvolverse con éxito en un ambiente cada vez más competitivo. Es claro que no todas lograrán ajustarse a este cambio en el entorno y que la radiografía del sector se irá modificando para reflejar las ventajas comparativas y las preferencias del público”, afirmó Franco.
Precisamente, tiendas La Gloria es ejemplo de ello. Esta cadena costarricense mantuvo por más de 100 años un claro posicionamiento, pero con el pasar del tiempo fue perdiendo competitividad a raíz de problemas financieros y una desventurada alianza con Mundo Grafitti de Venezuela, lo cual obligó a la empresa a reducir su personal y locales los cuales fueron adquiridos por la hondureña Carrión.
Pese a la contracción del
negocio, esos tiempos difíciles son valorados como cosa del pasado por Juan Carlos Crespo, presidente de La Gloria, quien aseguró que con un local se logró resolver la enfermedad financiera que padecía la compañía.
“Se pagaron las deudas con la venta de los otros locales, las ventas van creciendo, tenemos una base de clientes buena por lo que no me angustia lo que puede estar pasando en Escazú o San Pedro, ya que aquí en el centro de la capital somos más rentables”, aseguró Crespo.
La Gloria ahora dirige su estrategia comercial a los clientes que por años había atendido, ofreciendo precios competitivos,
calidad en sus productos y valores agregados como la garantía de los artículos y prendas.
Esta tienda no es la única que ha debido renovarse ante el nuevo entorno del mercado, la empresa Yamuni lucha por mantener su liderazgo mediante un proceso de profesionalización de la compañía y capacitación de su fuerza laboral.
“Los 107 años de trayectoria nos han permitido ser flexibles ante los vaivenes de la economía, hemos pasado hasta por crisis económicas provocadas por dos guerras mundiales, lo cual nos ha hecho fuertes”, comentó Julio Barqu
ero, gerente de Retail de Yamuni.
“Estamos preparándonos para posicionarnos cada vez mejor ante la competencia que llega. Nuestra mayor preocupación es atender lo mejor posible a nuestra clientela”, comentó Eduardo Yamuni, gerente de Mayoreo.
La diversificación del negocio con las áreas de importación, distribución y venta al detalle ha permitido a la firma mantenerse a flote en un mercado cada vez más reñido.
Una ventaja de Yamuni es la venta de productos como cristalería, paños y sábanas, entre otros artículos, a clientes corporativos como el sector hotelero hospitales y restaurantes.
La empresa aprovechará el dinamismo en el sector turismo y hoteles; por ejemplo, alista paquetes para inversionistas que buscan
equipar sus casas o apartamentos.
Llobet es otra de las compañías que se resisten a quedar rezagadas ante la competencia internacional, por lo cual apuesta por mejorar el proceso de compra logrando mayor volumen, y con ello ofrecer precios más competitivos, aseguró Mario Crespo, gerente del área al por mayor.
A ello se suma la introducción de programas de fidelidad como tarjetas de regalo y cliente frecuente o listas de bodas.
Esta estrategia está acompañada de una división de ventas al por mayor que abarca todo el país, lo cual le ha permitido diversificar el negocio.
No obstante, Cres
po admitió que existen proyectos futuros que darán a la compañía mayor presencia.
Stampa es una empresa local que se animó a empezar de cero y codearse con las grandes firmas extranjeras. La compañía recientemente abrió una tienda por departamentos de 1.300 metros cuadrados. Un 60% de la mercadería pertenecerá al concepto de ropa económica de marca reconocida, y el otro 40% provendrá de lugares como Nueva York y Canadá, con marcas como Perry Ellis, Nautica Jeans, Carven y Búfalo, entre otras.
“Nuestra competencia es el cliente, y nuestras fortalezas, el precio, calidad y servicio”, aseguró Freddy Darcia, socio comercial de Stampa.
La competencia no les “asusta”, comentó Darcia, quien agregó que la fortaleza es la innovación y oferta de moda a precio competitivo. Por ejemplo, la mercadería se adquiere cada 15 días y las cantidades son limitadas para dar un valor agregado al cliente.







Ver comentarios