Enviar
Durante gira por zonas afectadas, la presidenta Laura Chinchilla señaló la necesidad de recursos para carreteras
Arreglo de vías requiere $10 mil millones
Fideicomiso será el mecanismo que utilizará el gobierno para reparar puentes

Ayer, durante un recorrido aéreo y terrestre sobre las zonas afectadas por las lluvias, la presidenta Laura Chinchilla vio de primera mano los daños que está sufriendo la vieja infraestructura vial, producto del fuerte temporal y estimó que para reparar todas las carreteras y puentes del país, el Estado requiere invertir al menos $10 mil millones.
Para iniciar esa dura tarea, la gobernante anunció que el Poder Ejecutivo está estructurando un fideicomiso con el Banco Nacional para obtener fondos que le permitan reparar los puentes.
El primer punto del recorrido que efectuó la mandataria el viernes fue un sobrevuelo de la zona del Cerro Tapezco hasta llegar a San Ramón, donde visitó las localidades más afectadas y los albergues de damnificados.
Posteriormente, Chinchilla inspeccionó la carretera Interamericana Norte, que había permanecido cerrada por varios días debido a varios deslizamientos de tierra y hundimientos; pero donde ayer se restableció el paso regulado para los vehículos de carga, automóviles y transporte público.
La Presidenta también visitó Parrita y la ruta a Caldera. En el primer sitio corroboró que los diques no están soportando tanta cantidad de agua y por ello la zona es muy propensa a inundaciones, por lo cual su reparación será una prioridad.
En el segundo lugar, la gobernante fue testigo del inicio de las obras por parte del Consejo Nacional de Vialidad para instalar dos puentes tipo Bailey que permitan reabrir la vía a la mayor brevedad.
De igual forma, la mandataria visito el cantón de Santa Ana, en las cercanías de Quebrada Canoas en el Cerro Chitaría, donde se debió evacuar a decenas de familias por deslizamientos y la posibilidad de que la tierra siga cediendo.
“Sobrevolando la zona del derrumbe... impresionante y aún frágil. En Santa Ana, la prioridad es el desalojo de las familias, pues la situación es aún de riesgo”, dijo Chinchilla, mediante Twitter.
Durante la visita por las zonas devastadas, la Presidenta estuvo acompañada por María Lorena López, ministra en ejercicio de Obras Públicas y Transportes; Vanessa Rosales, presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional de Emergencias, y Fernando Marín, ministro de Bienestar Social.
El objeto del recorrido era verificar que todas las entidades estatales competentes en esta materia, estuvieran atendiendo la emergencia de manera oportuna y para hacer un acopio de recursos financieros y materiales que permitan ayudar a los damnificados.
Ante la devastación que están dejando las lluvias, Chinchilla firmó un decreto de emergencia nacional para utilizar un crédito con el Banco Mundial por $19 millones, para infraestructura vial.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios