Enviar
Compañías nacionales y extranjeras anuentes a competir en el país
Apertura eléctrica ilusiona a empresarios

• Gobierno crea proyecto para eliminar trabas que impiden a grupos privados invertir en energía con fuentes renovables

Danny Canales
[email protected]

La eventual apertura del mercado eléctrico costarricense seduce a las empresas involucradas en esa actividad.
Productores eléctricos extranjeros y nacionales, que operan en el país mediante las leyes que permiten a la empresa privada una pequeña participación en la producción energética, así como fabricantes de equipo eléctrico, c
oinciden en que sería un gran negocio y ayudaría a fortalecer el mercado.
La apertura de la competencia eléctrica es promovida en un proyecto de ley que elabora el Ministerio del Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet).
El plan busca duplicar la producción de energía con la participación pública y privada, adecuar la legislación a la del resto del istmo y reducir la dependencia del crudo para la producción de electricidad.
La meta del Gobierno es enviar la iniciativa a los diputados cuando acaben la discusión de la agenda paralela al tratado comercial con Estados Unidos, para que la aprueben antes de que concluya esta administración.
Para los empresarios involucrados en el mercado, la apertura sería de gran valor para convertir a Costa Rica es un ejemplo de producción limpia de energía eléctrica.
“Lo que hace el ICE está mal, pues está alquilando equipo térmico tan caro, que ensucia el aire. Eso no puede ser, pero por la necesidad no le queda otro camino”, comentó Erwin Eller, presidente ejecutivo de Siemens para América Central.
La compañía alemana, que se dedica a la fabricación de equipo para la producción de energía, ve además en la apertura una herramienta importante para la atracción de inversión extranjera.
“Además con la participación privada se libera al Gobierno y sus empresas de hacer toda la inversión para la producción de energía”, expuso Eller.
En ese sentido, la empresa italiana Enel anunció la disposición de aumentar su participación en la actividad de producción de energía en el país, de darse la legislación que permita la apertura del mercado.
“Nos interesa tomar el riesgo en un mercado donde haya verdadera competencia, tanto en el lado del vendedor como del comprador”, dijo José Benavides, gerente de Enel para Costa Rica.
En gerente de la compañía italiana destacó además la necesidad que tiene el país de compatibilizar el mercado nacional con el resto de Centroamérica.
“El resto del istmo está abriendo el mercado eléctrico a importadores y exportadores, donde los generadores pueden hacer
plantas grandes para abastecer no solo un mercado local pequeño sino que también puedan exportar”, explicó Benavides.
Asimismo, comentó que de no armonizarse la legislación costarricense y no permitirse a los grandes consumidores nacionales importar energía, será muy difícil que los grandes consumidores de la región le compren electricidad a Costa Rica.
Enel entró al país hace siete años, actualmente opera dos plantas hidroeléctricas, como son Don Pedro y Río Arenal y un proyecto eólico, denominado Molinos de Vientos del Arenal. Además participa en una licitación para la construcción de una planta hidroeléctrica.
El Grupo Corporativo Saret, de capital costarricense, es otro que espera con entusiasmo la apertura del mercado de la producción eléctrica en el país. Incluso ese grupo va un paso adelante, pues ya ha realizado inversiones a la espera de que se abra el mercado.
“De hecho venimos invirtiendo desde hace varios años en la compra de tierras, ingenierías, poniendo los proyectos a punto, esperando este momento”, dijo Miguel Ramírez, director gerente de Saret.
Además el empresario adelantó que la planta tiene instalados 250 megavatios de energía que no han podido poner en operación porque las leyes se lo impiden.
Saret cuenta en la actualidad con tres plantas de producción hidroeléctrica (Platanar, Doña Julia y El General) y un proyecto en Río Azul, donde producen energía con los gases de la basura.
Ver comentarios