Shutterstock/LA REPÚBLICA

¿Qué es el aburrimiento laboral?

Según la Real Academia Española el aburrimiento se define como el cansancio del ánimo originado por la falta de estímulo o distracción, o por molestia reiterada. Gracias a esta definición podemos inferir que el aburrimiento laboral es la falta de estímulos durante nuestra actividad laboral, y este puede traer efectos muy negativos en el desempeño de nuestros colaboradores.
Algunos pueden pensar que pasar horas en el trabajo sin mucho que hacer, pero recibiendo el salario pertinente, es el sueño dorado de muchos. Sin embargo, la obligación de estar en el trabajo durante horas sin saber qué hacer es una situación desmoralizadora. Este puede generar sentimientos de fracaso, frustración e impaciencia, lo cual evidentemente repercutirá no solo en las reacciones o relaciones laborales sino también en el trabajo en sí.
Entonces, ¿cómo hacer para que nuestros colaboradores no se aburran en el trabajo? ¿Qué método utilizamos para que lo que haya que hacer, como se debe hacer, represente lo suficientemente estimulante para que un colaborador lo encuentre “no aburrido”?
Lo primero es identificar si la persona tiene claras sus funciones y si cumplir con sus obligaciones le genera una satisfacción tanto profesional como personal. Para esto debemos conocer las aspiraciones de nuestros colaboradores. Si tenemos a un abogado que ha enfocado sus estudios en la rama de litigio, pero en nuestra compañía se encuentra en el área de impuestos, es probable que esta persona “se aburra” en el desempeño de sus funciones y estamos desperdiciando a un excelente gladiador.
También es importante mantener un buen clima laboral, donde reine un ambiente de compañerismo y así haya interacción entre las personas, idealmente enfocadas a lo laboral pero también espacios de compartir y disfrutar un poco; ocho horas o más en un mismo sitio puede volverse monótono y aburrido si solo vemos la pantalla del monitor.
Finalmente, pero no menos importante, es el desarrollo constante de nuestros colaboradores, tanto en aprendizajes técnicos, que existen metodologías como el “Cross-Training”, que permiten el crecimiento profesional y el aprendizaje continuo dentro de la compañía, como en el desarrollo de habilidades o competencias laborales que permiten maximizar la capacidad de cada uno en el ejercicio de sus funciones.

Lucía Echeverría
Socia - Factor Humano
www.factorhumanocr.com

 

Ver comentarios

Notas Anteriores