Ann McKinley: “Japdeva debe reinventarse”
“Hay cosas en la convención colectiva que no son compatibles en esta nueva etapa”, aseguró Ann McKinley, presidenta de Japdeva ,Gerson Vargas/La República
Enviar

Entidad contará con recursos para modernizar puerto y buscar opciones de negocio

Ann McKinley: “Japdeva debe reinventarse”

Jerarca no descarta congelamiento de plazas

Los puertos de Moín y Limón deben estar en capacidad para atender nuevos nichos de negocio y ofrecer un servicio competitivo para la carga y descarga de productos que no son transportados en contenedores.
Lejos de desaparecer, Japdeva podría convertirse en un ente que se reenfoque en cumplir el objetivo de llevar desarrollo y empleo de calidad para los limonenses.


Estos son los ejes estratégicos que se plantea Ann McKinley, presidenta de la institución, los cuales buscan un puerto más eficiente, no solo en cuanto a infraestructura, sino también calidad del servicio y eficiencia.
La propuesta figura dentro de un plan de fortalecimiento de la institución, que fue planteado ayer por el gobierno a los miembros del sindicato de trabajadores de dicha institución.
El plan contempla inversiones de más de ¢50 mil millones para el puerto e inversiones adicionales que incluyen obras en el corto y mediano plazo por un total de ¢406 mil millones. Esto incluye la ampliación de la ruta 32, aún en estudio.
De momento, los sindicalistas se negaron a deponer el movimiento, pues insisten en la necesidad de eliminar una cláusula que da exclusividad del manejo de contenedores a la empresa holandesa APM Terminals.
En entrevista con este medio, McKinley habla sobre el futuro de Japdeva, haya una nueva terminal o no.

¿Está en peligro Japdeva de caer en cierre técnico, una vez que se ponga a funcionar la nueva terminal de contenedores?
Efectivamente lo estaba, pero no por esta concesión, sino por el abandono de las autoridades, que no querían hacer ningún tipo de inversión. Japdeva es más que esta concesión, y está en capacidad de crecer más.
Hablamos de ampliar el muelle y comprar equipos, lo que ayudaría para el plan de fortalecimiento de nuestras instituciones portuarias.
En el plan maestro de desarrollo hay tres etapas, y la primera contempla la construcción del puesto 5-7, pero el gobierno anterior dejó de lado la construcción y se fue directamente a la etapa tres del plan, que es la terminal de contenedores.
Japdeva debe reinventarse. Debe redefinirse porque tiene una serie de retos que a como está en estos momentos, difícilmente podamos sacar la tarea. Y para hacer esto se requiere efectivamente un trabajo en equipo con todos los trabajadores de la institución.
Japdeva ha demostrado que puede funcionar exitosamente con concesiones. Ya tenemos siete concesiones de estibas para la carga de contenedores.


¿Estas inversiones serían para la carga mixta?
Estaríamos atendiendo carga mixta, además graneles, derivados de piedra. Las autoridades no han hecho los esfuerzos necesarios para atraer otro tipo de cargas que pudiéramos manejar. Hay que equipar el puerto para dar esos otros servicios.

En los próximos cinco años se estaría pensionando un número importante de funcionarios. ¿Qué harán con las plazas que queden disponibles?
Japdeva seguirá generando empleo tanto en la parte portuaria como de desarrollo. Vamos a hacer un estudio previo y se podrían congelar algunas de esas plazas.
Igual tenemos un grupo de alrededor de 30 funcionarios que están con una incapacidad permanente y se hace necesario revisar su situación, porque tienen más de tres años de estar incapacitados y reciben el 100% de su salario. Son personas con las que no cuenta la institución.

Se viene una negociación de la convención colectiva. ¿Qué cambios vendrían?
Estoy en un proceso de análisis de lo económico, social y laboral. Hay cosas importantes que deben mantenerse y otras que no son compatibles en esta nueva etapa de la institución, como empresa pública eficiente en el manejo de la actividad portuaria y para promover el desarrollo de la vertiente del Caribe.
La revisión no tiene nada que ver con la huelga, ya lo hemos venido conversando. Son acciones que hemos venido haciendo porque queremos fortalecer la institución y no poner un candado a Japdeva.

¿Está lista Japdeva en caso de que entre el nuevo puerto de APM?
Claro que está lista. Japdeva es más que una concesión. Es una institución con una serie de ventajas y una de ellas es el recurso humano, la experiencia y trayectoria en la actividad. Por eso estamos haciendo la inversión, porque creemos que va a salir adelante.

Japdeva recibirá un 2,5% adicional por el canon de parte de APM Terminals, por sus ingresos. ¿Para qué se utilizarán esos recursos?
Hay un 5% que son para la promoción del desarrollo de la provincia. El 2,5% es para fortalecimiento y mantenimiento de la infraestructura portuaria. Debemos definir cómo administrar esos recursos, pero no será como en anteriores administraciones, donde ha sido un botín político.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios