Enviar
Calidad del grano costarricense permite que el país obtenga mayores ingresos por exportaciones
Alza en precios del café apacigua caída en producción

• Pese a que producción local caerá un 7,86%, el nivel de ingresos no variaría

Natasha Cambronero
[email protected]

La calidad del café costarricense y el prestigio que ha ganado en el mundo son la tabla de salvación para el sector cafetalero local.
Mientras la caída en el valor de este producto en el ámbito internacional asfixia a algunas naciones, en el país se está viviendo una tendencia diferente.
A nivel local, los precios para exportación se están disparando hacia arriba, lo cual impide que la caída en los cultivos de un 7,86% con relación a la cosecha 2007-2008 genere una disminución en los ingresos que recibirá Costa Rica por las ventas al exterior, según datos de la Organización Internacional del Café.
Por citar un ejemplo, el precio promedio del café internacionalmente en 2008 fue de $137,52 el quintal (46 kilos) mientras que en el país se exporta a precios que oscilan entre $139,79 y $142,98.
“Aunque la producción nacional cayó, las exportaciones no se verán afectadas y seguiremos recibiendo los mismos ingresos”, aseguró Ronald Peters, director ejecutivo del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).
Se prevé que la cosecha 2008-2009 generará unos $308 millones, cantidad similar a la que se obtuvo por la producción de un año atrás. Sin embargo, esta suma podría aumentar si los precios siguen subiendo.
Se tiene previsto que de los 1,64 millones de sacos de 60 kilos que se recolectarán de la actual cosecha, el 85% se des
tine a la exportación, es decir 100 mil sacos menos en que en 2008.
La caída de la producción nacional se debe a la escalada que tuvieron durante el año pasado los costos de producción, que ocasionó que algunos agricultores abandonaran los cultivos y las plagas que afectaron la productividad de los cultivos, explicó Peters.
Por ejemplo, el desembolso por los incrementos en los precios de los insumos propició que algunos productores tuvieran que gastar hasta un 150% más, ocasionando que las ganancias por fanega fueran de solo $8; esto tomando en cuenta que producirla cuesta $132 y venderla al exterior $140.
No obstante, la caída en la cosecha de café en el país no es la única de la región, sino que es una tendencia que se está dando en el resto de Centroamérica.
Tal como sucede en El Salvador y Guatemala, donde la producción bajó un 10,96% y un 4,87%, respectivamente.
En el caso de Honduras la cosecha generó 200 mil sacos menos que en 2007. Asimismo en Nicaragua la caída fue de 100 mil sacos.

Ver comentarios