Enviar

Alerta en Río de Janeiro ante visita de Papa

201307182237150.i2.jpg
Las fuerzas de seguridad brasileñas darán un tratamiento diferenciado a los distintos tipos de manifestaciones que se den, dijeron representantes de la policía y de la milicia. AFP/La República
Las autoridades brasileñas dijeron que mantendrán el plan de seguridad diseñado para la visita del papa Francisco a Río de Janeiro la próxima semana pero que estarán más alertas ante posibles protestas después de los actos de vandalismo registrados en la madrugada de ayer, tras una manifestación.
"No hubo una revisión del plan porque la posibilidad de manifestaciones ya estaba prevista, pero estaremos más atentos. Es lógico que las protestas están entre nuestras principales preocupaciones, principalmente si ocurren en locales con más de un millón de personas", dijo ayer el comandante de la Primera División del Ejército y responsable por la seguridad durante la visita del Papa, general José Alberto da Costa Abreu.
El secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, dijo por su parte que el plan de seguridad para la visita pontificia está listo en lo que se refiere a los asuntos de seguridad pública cotidiana, como violencia y criminalidad.
Pero admitió que, "en cuanto a la posibilidad de manifestaciones, a las que tenemos que darle un tratamiento diferenciado, estaremos atentos para ver lo que puede o no ocurrir".
Beltrame se refirió a posibles manifestaciones durante la visita del Papa en la rueda de prensa que concedió tras la reunión de emergencia convocada este jueves por el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, para evaluar los actos de vandalismo ocurridos ayer tras una protesta.
Los incidentes ocurrieron luego de que un pequeño grupo de manifestantes encapuchados, de entre los cerca de 2 mil que protestaban contra la corrupción frente a la residencia particular de Cabral, se enfrentara a la policía a pedradas.
Los incidentes violentos aumentaron la preocupación que los responsables por la seguridad del Papa ya habían admitido tras las masivas protestas por mejores servicios públicos que millones de brasileños protagonizaron en centenas de ciudades en junio pasado, algunas de las cuales también terminaron en conflictos.
Algunas organizaciones, como un grupo de ateos y otro de feministas, han convocado manifestaciones durante la visita del papa a través de las redes sociales.
La que más preocupa por ahora es una convocada para el próximo lunes frente al Palacio de Guanabara, la sede del gobierno estatal y el local en que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, tendrá su primer encuentro con el pontífice.
Beltrame afirmó que las posibles manifestaciones serán tratadas de forma diferenciada pese a que no existe "un manual" sobre cómo actuar en ese tipo de situaciones.
El comandante de la Primera División del Ejército dijo que el Ejército impedirá el acceso de enmascarados y de personas muy exaltadas al descampado en Guaratiba, en las afueras de Río de Janeiro, en que el papa Francisco presidirá la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud.
"No habrá espacio en Guaratiba para elementos con actitud hostil. No vamos a permitir que eso ocurra", afirmó.
"No se permitirán los grupos de manifestantes organizados en Guaratiba. No requisaremos a los asistentes pero estaremos vigilando los sospechosos, los exaltados y los que carguen objetos peligrosos o que constituyan una amenaza", afirmó.

201307182237150.i22.jpg

Río de Janeiro/EFE

 

Ver comentarios