Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



FORO DE LECTORES


Alejandro Morera Soto

| Sábado 20 junio, 2009


Alejandro Morera Soto

Fue la humilde pero heroica Plaza Iglesias la que parió futbolísticamente al más grande de todos.
Alejandro Morera Soto vino al mundo un 14 de julio de 1909. Lejos estaban de pensar don Juan y doña Eufemia que aquel retoño estaba predestinado a convertirse en un mago que, con malabarismos, llevaría la expresión del fútbol a la más bella poesía expuesta en un terreno de juego.
Su estigma fue la honestidad. Su destello, la honorabilidad, y su mensaje más claro el de cumplir la misión ineludible en vida, la cual cristalizó como hombre de bien.
Morera fue el mago del balón reconocido por propios y extraños.
Habiendo trascendido los límites de nuestras canchas, España le llamó para enrolarse en el FC Barcelona, donde, al igual que hoy, solamente resplandecen los mejores del mundo.
“El fenómeno costarricense” terminaron por tipificar los periodistas deportivos españoles al pequeño terror de los porteros. El “divino Zamora” sucumbió ante su maestría resignándose a recoger la pelota en el fondo de su marco ante la artillería del maestro.
Morera trascendió lo deportivo para recibir la confianza de los costarricenses y convertirse en diputado de la República y gobernador de la provincia de Alajuela.
Cien años han transcurrido. Pero nada podrá borrar la página dorada que la vida del más grande futbolista costarricense de todos los tiempos escribió con su talento.
Y la semilla generosa de don Alejandro sigue germinando en fruto benévolo, cosecha abundante y eterno honor.
Don Alejandro, sigue usted más vivo que nunca.

Erich Francisco Picado Argüello
Periodista