Enviar

Alcalde de Río condena vandalismo por daños de protestas

201306211407431.manifestaciones-brasil.jpg
El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, condenó hoy a los grupos minoritarios que aprovecharon la multitudinaria manifestación del jueves en el centro de la ciudad para destruir bienes públicos, entre los que citó 98 semáforos, 62 abrigos en paradas de autobuses y 30 placas de señalización.

Paes, al hacer un balance de los daños dejados por la protesta, pidió a los manifestantes que no permitan que los grupos minoritarios violentos terminen comprometiendo sus reivindicaciones.

La protesta por mejores servicios públicos que congregó anoche a cerca de 300 mil personas en Río de Janeiro degeneró en un enfrentamiento entre pequeños grupos de manifestantes y policías que dejó 62 heridos, 10 detenidos y rastros de destrucción en el centro de la ciudad.

Pese a que la multitud marchó pacíficamente, la manifestación terminó violentamente cuando un pequeño grupo supuestamente intentó invadir la sede de la alcaldía.

Algunos de los manifestantes, dispersados por la policía con gases lacrimógenos, se dirigieron hacia diferentes locales del centro de la ciudad y en su camino destruyeron señales de tránsito, muebles públicos, autobuses y agencias bancarias, así como encendieron fogatas en recipientes de basura con las que intentaron bloquear las vías.

La policía de Río fue orientada a garantizar las manifestaciones pacíficas y a reprimir los actos vandálicos.

Según su balance, además de semáforos y placas de señalización, los manifestantes violentos también destruyeron 5 relojes públicos, 340 recipientes de basura utilizados para encender fogatas, siete vehículos particulares y las fachadas de diferentes edificaciones públicas.

La manifestación de Río de Janeiro fue la mayor entre las que comenzaron la semana pasada en todo el país y que tan sólo anoche movilizaron a más de un millón de personas en al menos 80 ciudades.

Ver comentarios