Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos dijo al Congreso esta semana que está muy preocupada por la productividad.
Una lectura atenta de los discursos de la presidenta de la Fed revela que es una preocupación que cultiva desde hace tiempo.
Desde que se convirtió en presidenta del banco central norteamericano en febrero de 2014, Yellen ha hecho referencia a la obra del economista Robert Gordon, de la Northwestern University, más que a la de ningún otro economista no perteneciente a la Fed excepto Ben Bernanke, su predecesor inmediato.
Gordon es famoso en los círculos económicos por su teoría de que el rápido crecimiento económico que caracterizó al siglo XX se desacelera en el siglo XXI debido a una menor innovación y a un aumento más lento de la productividad.
Yellen dijo el martes que el lento crecimiento de la productividad es “un problema serio”, y no es la única que lo piensa.
La Fed reconoce cada vez más que ese avance débil podría ser la nueva normalidad.
En un claro ejemplo de cómo la teoría económica ejerce influencia en las políticas, James Bullard, el presidente de la Fed de St. Louis, mencionó la semana pasada la baja productividad al rebajar su pronóstico sobre las tasas de interés a un solo incremento más para fines de 2018.
“La recomendación inmediata para una situación de baja productividad es tasas de interés más bajas”, dijo Guy LeBas, director gerente y estratega jefe de renta fija de Janney Montgomery Scott en Filadelfia.
El Comité Federal de Mercado Abierto, FOMC por la sigla en inglés, ha reducido más de una vez su estimación a largo plazo sobre la tasa de interés, lo que LeBas calificó de “un perfecto reflejo del mayor consenso en el FOMC respecto de que la productividad va a seguir baja durante mucho tiempo”.
En su declaración ante comisiones del Congreso el martes y el miércoles Yellen hizo referencia a la teoría de Gordon, aunque no lo nombró, al decir que si bien estima que habrá un fuerte ritmo de crecimiento más adelante, “no podemos descartar la posibilidad, que expresaron algunos destacados economistas, de que el crecimiento lento de la productividad de los últimos años persista en el futuro”.
Yellen señaló que no se sabe con certeza qué es lo ha deprimido la productividad en comparación con, por ejemplo, fines de la década de 1990, pero mencionó un ritmo declinante de creación de empresas y un ritmo más lento de cambio tecnológico entre las posibilidades.
“Que el crecimiento de la productividad sea tan lento es un problema muy serio”, dijo Yellen. “Quiero destacarlo”.

Ver comentarios

Notas Inversionista