Adidas pone los ojos en América Central
Enviar
Adidas pone los ojos en América Central

Los productores de ropa deportiva como Adidas AG están poniendo los ojos en América Central para complementar a China como fuente de abastecimiento de indumentaria, ya que la proximidad de la región a los Estados Unidos les permite dar rápida respuesta a las órdenes de compra en las temporadas pico.
Como las fábricas de indumentaria chinas producen más para su propia clase media en crecimiento y los salarios suben, las compañías han comenzado a trasladar la producción de nuevo a los países de América Central y el Caribe, que también se benefician con el acceso libre de impuestos al mercado estadounidense.

Adidas, el segundo mayor fabricante de artículos deportivos del mundo, planea aumentar su producción en la región cinco veces a alrededor de 45 millones de artículos anuales en 2015, dijo Gregg Nebel, responsable de asuntos sociales y ambientales de Adidas Group en América, en una entrevista telefónica desde su oficina de Seattle.
“Nuestro cambio surgió de la necesidad de acortar los plazos de entrega”, explicó Nebel. “Hemos redistribuido nuestras necesidades de volumen de producción a América Central”, agregó. “Parte de eso está siendo retirado de Asia”.
Las importaciones estadounidenses de indumentaria de los seis países del Acuerdo de Libre Comercio República Dominicana-América Central, o DR-CAFTA, crecieron 2,6% en los doce meses que terminaron a fin de octubre, frente a una caída del 3% de las importaciones de China en ese mismo período, según la Administración del Comercio Internacional del Departamento de Comercio de los EE.UU.
Las importaciones de indumentaria de China registraron un descenso anual por última vez en 2008, cuando la recesión redujo el comercio mundial. China da cuenta de alrededor del 41% de las importaciones estadounidenses de ropa, menos que el 42% del año pasado.
El DR-CAFTA representa aproximadamente el 13% de las importaciones estadounidenses de indumentaria, más que el 12% de 2009.
Carlos Arias, presidente de la asociación de exportadores textiles y de indumentaria de Guatemala, prevé que los productores de la región se beneficiarán con la reposición de existencias de último momento en la temporada de las fiestas y el período posterior que se extiende hasta fin de enero.
El rápido cumplimiento de las órdenes –los artículos remitidos desde América Central por vía marítima pueden tardar de dos a tres días en lugar de las dos semanas que demoran desde China- también es importante en otros períodos de fuertes ventas, como el de la vuelta al colegio, dicen los fabricantes de indumentaria.
“Vemos que algunos de nuestros clientes tienen interés en considerar a esta región para la reposición de existencias de último momento”, señaló Arias, que también es presidente de Denimatrix LP, uno de los mayores productores de jeans de la región cuya sede se encuentra en Guatemala City. “Buscan controlar mejor las existencias y reaccionar más rápido”.
El cambio de China a Centroamérica permite que las compañías ahorren al mantener menos artículos en los depósitos, puesto que pueden recurrir a los productores latinoamericanos para un cumplimento más rápido de los pedidos. Los tratados de libre comercio con Colombia y Panamá, convertidos en ley por el presidente Barack Obama en octubre, podrían acelerar ese proceso.
“Estamos reconstruyendo la industria en un entorno post-China en momentos en que nuestros clientes buscan equilibrar sus fuentes de abastecimiento”, indicó Arias.

Bloomberg

Ver comentarios