Enviar

Acciones de EE.UU. invaden El Salvador

Sugeval no descarta cambiar legislación más rigurosa en nuestro país

Rodrigo Díaz
[email protected]

En El Salvador, si un inversionista quiere comprar acciones de Caterpillar, Citibank y Exxon Mobil, no tiene que buscarlas en el mercado de Nueva York, sino que puede hacerlo a través de la bolsa local.
En nuestro país, en cambio, la regulación para los emisores extranjeros es tan rigurosa que será sumamente difícil que en un futuro se puedan negociar acciones del mercado norteamericano aquí, a menos que se cambie la normativa.
La controversia de esta situación es que por un lado se apela a la necesidad de que los inversionistas tengan acceso a productos internacionales, y por el otro, se busca protegerlo de problemas como falta de información y de liquidez en el mercado local.
Una reforma a la ley de oferta pública en el mercado salvadoreño permite un registro mucho más expedito de los títulos de renta variable (acciones) del mercado estadounidense.
“La reciente venta de bancos y empresas dejó corto al mercado accionario salvadoreño, y ante el interés de los inversionistas por seguir invirtiendo en acciones, se logró convencer a los reguladores para que se permitiera la inscripción de acciones del extranjero”, explicó Edgar Avilés, corredor de la sucursal de Lafise Valores en El Salvador.
Los primeros títulos en inscribirse fueron ETF (exchange trade funds), los cuales se mueven de acuerdo a índices del mercado. Pero ante los buenos resultados obtenidos, se empezó a inscribir acciones de 21 empresas, entre las que destacan Bank of America, Citigroup, McDonald’s, Exxon Mobil, IBM, Office Depot, Coca Cola, Pfizer, Starbucks, Yahoo y Walmart.
De enero a agosto de este año, la negociación de estos valores ascendió a $90 millones, de los cuales, $12,4 millones representan a acciones y ETF‘s, informó la Bolsa de Valores de El Salvador.
No obstante, la negociación no es tan alta como desearían los corredores, y estos títulos no tienen la misma liquidez que en Estados Unidos.
Precisamente esa es una de las razones por las cuales los reguladores costarricenses prefirieron restringir un poco más la regulación con el nuevo Reglamento de Oferta Pública, en vigor desde el año pasado.
Entre los reglamentos se determinó que el mismo emisor proporcione la información o que el representante legal de la calificadora de riesgo envíe una carta a la Sugeval para certificarlo, lo que hace que la inscripción resulte prácticamente imposible.
No obstante, antes de esta normativa, ningún puesto había inscrito una acción norteamericana.
Pero José Francisco Barquero, presidente de la Asociación de Corredores, alegó que al existir una homologación de mercados, no era necesario inscribir los títulos acá.
Como corolario a este asunto, un corredor de bolsa no puede recomendar un título que no esté inscrito, con lo que la inversión en el exterior se limita al conocimiento previo que pueda tener el inversionista de ese mercado.
La Sugeval se defendió diciendo que se hacen esfuerzos por dinamizar la respuesta para los trámites de oferta pública.
En cuanto al tema de las jurisdicciones reconocidas, Juan José Flores, superintendente de valores, señaló que sería un tema que se podría reformar de la actual normativa... “pero no por ahora”.


Ver comentarios