Enviar
Cinco muertos y 33 heridos al caer bus ante colapso de estructura en Orotina
Abandono de puente provocó tragedia
• Ministra Karla González conocía el daño en ese paso desde hace tres años y redujo el peso máximo permitido
• Bus era más pesado de lo autorizado pero tenía permiso para circular por el puente


Danny Canales
[email protected]

En guerra avisada murieron soldados. Así se resume el desenlace de la tragedia de ayer, cuando el colapso de un puente de hamaca al momento en que transitaba un bus causó cinco muertes y 33 heridos.
Desde hace más de tres años, las autoridades de Obras Públicas y Transportes conocían sobre el peligro de circular por esa estructura debido a su pésimo estado, pero hicieron poco para evitarlo.
Además fueron los propios jerarcas del ramo quienes autorizaron al bus del percance a circular por el puente, a pesar de que superaba el límite máximo de peso autorizado.
Sobre la tragedia, Karla González, ministra de Obras Públicas, asintió que tardaron en la reparación de la estructura, solicitó investigar a sus subalternos y sentó responsabilidad también contra el dueño y chofer del bus.
Además desde hace siete años el Ministerio a su cargó compró el puente con el que iban a sustituir la estructura que sucumbió ayer, el cual está guardado en un plantel del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), reconoció la funcionaria.
Al final será el Ministerio Público el que podría pedir que se sienten las responsabilidades penales ya que, ayer mismo y de oficio, inició una investigación contra el empresario de autobús, el chofer y funcionarios públicos a cargo.
El accidente se registró a las 6.23 a.m., luego de que los cables que sostenían la vieja estructura, construida hace unos 89 años, cedieran al momento en que iba pasando el autobús de la ruta Orotina-El Barro por el sitio.
Producto de ese hecho, el puente colapsó y la unidad de transporte público se precipitó al cauce del río. El bus cayó de lado y la corriente lo enderezó, según contaron los testigos.
Cuatro de los pasajeros murieron en el lugar producto del impacto y otro falleció de un paro cardiaco en su traslado al hospital.
La tragedia de ayer temprano en el Río Grande de Tárcoles se pudo haber evitado si el MOPT le hubiera dado mantenimiento al puente cuando se advirtió sobre su pésimo estado.
Desde 2006 un estudio técnico alertó que esa estructura estaba “fatigada” y recomendó tomar medidas para evitar, precisamente, lo sucedido en la lluviosa mañana de ayer.

Además, el 8 de agosto de 2008 y el 20 de setiembre de este año, Rafael Vindas, alcalde de Turrubares, le envió otro aviso a González sobre el mal estado de la estructura.
En las cartas le advierte “la necesidad de reparar el puente de hamaca que comunica Turrubares con Orotina, ya que es una ruta de mucho tránsito vehicular y dicho puente está en pésimo estado”.
Adicionalmente avizora que “por dicha a la fecha no ha pasado ninguna emergencia vial” y le solicita construir el puente de dos vías sobre el Río Grande de Tárcoles”.
Esa petición se fundamentó en dos estudios realizados al puente por ingenieros civiles, los cuales coincidieron en la urgencia de cerrar el paso por las malas condiciones de la estru
ctura, aseguró Vindas.
Como medida paliativa, González redujo de nueve a cuatro toneladas el peso máximo permitido para circular por este y reparó la viga izquierda de la estructura, dijo la funcionaria.
“No era necesario el cierre del puente”, defendió la Ministra ayer por la tarde y justificó que en 2006 se consideró que con la medida de limitar el peso de vehículos pesados era suficiente.
Otra falla que se encontró fue la descoordinación a lo interno del MOPT, pues pese a limitar el paso por el puente a camiones, dio el permiso a la ruta de buses para que circulara por él a pesar de que superaba el pero máximo avalado.
El croquis del recorrido autorizado por el Consejo de Transporte Pública (CTP) a la empr
esa concesionaria de la ruta Orotina-El Barro contemplaba el paso por el puente de hamacas varias veces al día.
Estimaciones realizadas por conocedores de autobuses consideraron que el bus impactado ayer tiene un peso de cinco toneladas, es decir una tonelada por encima de lo autorizado para circular por el puente.
En ese punto, la Ministra reconoció que hubo descoordinación en el CTP, pero también cuestionó al concesionario de la ruta pues dijo que debió advertir la inconsistencia ante las autoridades.
La tragedia en un puente era un asunto que había sido advertido por varias instituciones en los últimos dos años. Incluso el mes pasado se le solicitó al Gobierno declarar el problema como emergencia nacional.
En este tiempo, el Poder Ejecutivo ha señalado la falta de recursos y personal como la principal causa por lo cual no se había podido emprender el programa de mantenimiento de los puentes dañados.

Nuevo puente estaba guardado, reconoce Ministra

Danny Canales
[email protected]

El nuevo puente que se colocaría sobre el Río Grande de Tárcoles fue comprado por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) en 2002.
Desde entonces la estructura está guardada en los planteles que tiene el MOPT en Colima de Tibás.
Así lo reconoció ayer Karla González, ministra de Obras Públicas, durante una rueda de prensa para dar las explicaciones sobre la tragedia.
Inmediatamente la funcionaria anunció que pedirá una investigación para determinar si hubo negligencia de funcionarios por tener guardada la estructura durante siete años, aunque luego dijo que pudo ser porque se debían expropiar algunos terrenos para garantizar derecho de vía y por la escasez de recursos y personal, que rebasa la necesidad que tiene el país en infraestructura.
En los 30 minutos que se extendió la conferencia, González responsabilizó al chofer y al dueño de la empresa de autobuses que prestaba el servicio, por incumplir el límite de peso que se permite circular por la estructura que colapsó y por no advertir del sobrepeso del vehículo a las autoridades de Transporte.
El bus vacío pesaba las cuatro toneladas máximas que podían circular por el puente de hamacas; con pasajeros, el vehículo duplicaba el peso máximo, dijo.
Por su parte, al cuestionarle la razón por la que el Consejo de Transporte Público autorizó la concesión de la ruta de bus a pesar de que la unidad tenía que pasar por el puente todos los días, respondió que ese es otro asunto que se debe estudiar.
Otro punto que reconoció González es que desde 2006 le presentaron un informe en el que señalaba que el puente colapsado ayer estaba fatigado.
En respuesta a esa advertencia, fue que la jerarca decidió limitar el peso. Ayer asintió que la principal responsabilidad del MOPT fue tardar tanto en tomar decisiones para evitar una tragedia como la sucedida por la mañana.
Para dar un poco de tranquilidad, la Ministra comentó que el puente que permanece guardado en el plantel de Colima de Tibás aún se encuentra en buen estado a pesar de que ya han pasado siete años desde que se compró y que será colocado el próximo año. Además, que ya se completó la compra de los lotes necesarios.
Mientras tanto, se colocará una estructura temporal para no dejar incomunicados a los vecinos de Turrubares y localidades aledañas.

Ver comentarios