Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 21 Julio, 2017

A semifinales de Copa Oro al estilo “Machillo”

De regreso a casa.

El miércoles cerca de las cuatro de la tarde, los Indios de Cleveland cerraron una gira de seis partidos por California, perdieron cinco y ganaron uno, frente a Atléticos de Oakland y Gigantes de San Francisco.

Peor momento (estuvimos ahí) no pudo seleccionar La Tribu para jugar un béisbol tan desastroso, repleto de errores mentales e infantiles, como los que le costaron las últimas derrotas ante los Gigantes. Los Indios entregaron los últimos juegos y siguen con un béisbol que jamás les va a alcanzar para ir de nuevo a la Serie Mundial, si el equipo como un todo no mejora.
Hoy están en la pura calle.
Apenas terminó el béisbol nos sintonizamos vía Internet con el juego de la Selección Nacional frente a Panamá y cuando terminó con el triunfo mínimo de 1-0, solo atinamos a decir: ¡Costa Rica quedó intacta!
Este partido frente a los canaleros se jugó y se ganó al mejor de los estilos de Óscar Ramírez.
Quienes fuimos fanáticos por muchos años de Radio Titania, única e inolvidable, tenemos metido en la cabeza uno de sus eslóganes favoritos.
“Nunca una copia al carbón fue tan buena como el original. Titania”.
Pues bien, en el caso de la Selección Nacional y el trabajo de Óscar Ramírez, este juego frente a Panamá fue una copia al carbón tan buena e idéntica como el original, porque todo lo que hizo la Tricolor para ganar el juego de la forma como lo hizo, y para presentar durante 90 minutos todas las limitaciones de las que hace “gala” nuestro equipo, fueron exactas, idénticas, copias al carbón perfectas, del actual momento de nuestro representativo patrio.
Leonardo Pandolfo Llach lo resume muy bien en su página web.
Quienes defienden el trabajo de Óscar Ramírez, aplaudirán el triunfo, el resultado y el pasaporte a las semifinales de la Copa Oro.
¡Aquí no se juega bonito; aquí se gana y punto!
Los detractores del Macho Ramírez, suman otros 90 minutos para darse gusto cuestionando el desempeño de un seleccionado que empezó el juego con siete defensas, más el portero; que no hizo un remate a marco en el primer tiempo y que ganó por un autogol del rival. Además y como postre, por algo escogieron a Patrick Pemberton como la figura del juego.
De manera que acomodados y criticones, positivos y negativos, tolerantes e intolerantes, todos contentos porque la razón los respalda.
Costa Rica 1 Panamá 0.
[email protected]