Enviar

Las cifras del vecino país del norte plantean la necesidad de revisar si existe un desgaste de la logística nacional para la atracción de turistas, incluyendo el tema de precios


Turismo debe plantearse nuevas metas ante despertar nicaragüense

El despertar del turismo nicaragüense, más allá de representar una amenaza para nuestro país, debe verse como una fuerte sacudida para la generación de nuevas estrategias.
El turismo es el mayor generador de divisas de la economía nacional y como tal, debe ser cuidado e incentivado, lejos de poner más cargas impositivas y leyes que afecten al sector.
Las cifras del vecino país del norte plantean la necesidad de revisar si existe un desgaste de la logística nacional para la atracción de turistas, incluyendo el tema de precios.
La calidad del servicio tampoco se puede quedar de lado, porque el turista es cada vez más exigente ante el exceso en la oferta de centros vacacionales.
Si el país no se vuelve más competitivo con respecto a otros lugares, que también gozan de bellezas naturales, se podría entrar en problemas.
Nicaragua recibió poco más de un millón de visitantes extranjeros en los primeros diez meses de 2014, lo que representó un crecimiento del 7%.
Entretanto, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), señala un incremento del 4,8% a setiembre del mismo año, según el último dato disponible.
Un dato certero es que Costa Rica se ha quedado estancado en los 1,9 millones y los 2,2 millones de visitantes por año.
Las autoridades nacionales no pueden dejar de lado que el hecho de promocionar al país con el resto de Centroamérica como un destino común representa un desafío.
El cerrar los ojos a publicaciones como la del diario estadounidense The Boston Globe, en la que Nicaragua aparece entre los seis principales destinos turísticos para el 2015, sería un error.
Las visitas al Lago de Nicaragua, el más grande de agua dulce en Centroamérica, y la Isla de Ometepe, una biosfera preservada por la Unesco, son parte de su plan de promoción.
Al igual que ocurrió con el plan de atracción de inversiones, la mentalidad de que otros no pueden alcanzar e incluso rebasar a nuestro país debe ser desechada.
Nicaragua será uno de los países que liderarán la expansión económica 2015, de acuerdo con las estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
El ICT participó en unas 26 ferias internacionales el año anterior y la inversión cercana a los $2 millones anuales en promoción se debe ver reflejada en las cifras al cierre de año.
Es el momento de pensar si la leyenda ecológica es suficiente para mantenerse a la cabeza del turismo centroamericano, o si hay otras fuentes de ingreso.
El denominado turismo de convenciones podría representar esa nueva puerta de atracción, no obstante, la obra lleva dando vueltas desde 2011.
Hoy el país se ubica por debajo de economías como México, Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos en cuanto a la atracción del turismo de convenciones.
Mientras en México hay 163 grandes reuniones de negocios por año, en Costa Rica se registran apenas 28 actividades similares en el mismo periodo.
La vieja quimera, que pinta a nuestro país como un destino sin competencia en el istmo, debe dejarse en el pasado, con el fin de plantear nuevas estrategias y no dormirse en los laureles, mientras nuestros vecinos se cotizan mejor, en detrimento nuestro.

Ver comentarios