Enviar

Los votantes quieren conocer sobre algunas cosas aquí mencionadas y sobre otras, para saber de qué manera se piensa resolver sus problemas esenciales


¿Qué movería a los indecisos?

Entre las expresiones que se escuchan, relacionadas con el déficit fiscal del país, destacan las reuniones organizadas por el Ministro de Hacienda para dialogar sobre diferentes tópicos, y también diversas intenciones de candidatos a la presidencia de la República.
En cuanto a lo primero, esperemos que no quede en lo mismo que otro tipo de convocatorias hechas, como la Junta de Notables, por ejemplo, que no han resuelto nada significativamente hasta hoy para la reducción del déficit, a pesar del loable esfuerzo hecho por los participantes en dicha Junta.
Se habla pero no se actúa.
Por otro lado, de algunas intenciones manifestadas por candidatos a la presidencia, lo que tenemos es, de nuevo, un enunciado de la forma en que se piensa manejar ciertos temas, pero sin explicaciones sobre el cómo.
Imposible ahondar punto por punto en este espacio, pero quizás alguno que otro ejemplo sirva para aclarar un poco lo dicho.
Volver sobre la idea de una reingeniería al sector público, especialmente de ciertas instituciones, es muy parecido a retornar al discurso escuchado hace décadas, sobre una Reforma del Estado que nunca llegó porque lo único que se hizo fue aumentar las planillas de ese sector sin curar los males internos que lo tienen dando un bajo rendimiento que nadie mide y malos servicios en general, con pocas excepciones.
Tampoco cambiar de nombre a ciertas instituciones soluciona el problema, bastaría con que a lo ya existente se lo “limpie”, se lo controle y se lo ponga a funcionar bien.
Se propuso, en la época de la “Reestructuración del Estado”, la movilidad laboral, propiciando así que se acogieran a ella los mejores funcionarios, ya hartos de permanecer en la mediocridad, y a quienes se quedaron no se les capacitó adecuadamente ni se controló su rendimiento, a pesar de lo cual sus salarios siguieron aumentando cada año y con pluses inaceptables.
Por otro lado, se escucha decir que ni una plaza más se aumentaría en el mencionado sector. Pero no tenemos a la vista cómo se corregiría el mal servicio por poco rendimiento y cómo se seguirán brindando los servicios esenciales. Ejemplo: la población crece y ello indica que debe haber más personal médico y paramédico en el sistema de salud de la Caja —para asegurar buena calidad de atención— que den abasto con ese crecimiento.
Lo mismo sucede en materia de seguridad pública e igualmente debe ocurrir en educación. Porque si en esta última disminuye la cantidad de estudiantes, estamos fracasando en educar a la población.
Apenas unos ejemplos, pero los votantes quieren saber eso y más.

Ver comentarios